sábado, 20 de abril de 2013

Julián, el suegro de Juan Bernardino Arrúe Castilla



Gral.Julián Laguna Delgado-Melilla



Dentro del manto de olvido y silencio que ha caído sobre muchos gestores de la independencia nacional, podemos rescatar la singular figura del General Julián Laguna Delgado-Melilla, distinguido militar de las luchas por la independencia, cuya gravitación en el período de la patria vieja constituyeron episodios dignos de ser destacados y valorados.

Nació este benemérito militar al parecer en Colonia en 1782; aunque otros historiadores afirman que lo hizo en la actual ciudad de Canelones.

Fueron sus padres Hemenegildo Laguna y Doña Teodora Delgado Melilla. En 1811 se une a la causa patriota formando parte de los revolucionarios que a las órdenes de Félix Rivera, recorrían la campaña de Durazno y Florida. En el primer sitio de Montevideo, lo vemos figurar a las órdenes de Fructuoso Rivera y posteriormente en el Éxodo y en el Ayuí formando parte de las tropas que permanecieron fieles al caudillo oriental cuando su autoridad se vio minada por las intrigas de Sarratea.

Amigo personal de Rivera, en 1812 lo vemos comandar un escuadrón de la misma división participando destacadamente en la serie de acciones que se producen en la marcha que realiza Artigas desde el Ayuí hasta el campo sitiador del Cerrito. Es en estos momentos, que junto a otros oficiales artiguistas ejecutan la operación de robar la caballada de Sarratea. En los primeros días de 1813, Laguna junto a la división Rivera se incorpora a Artigas y cuando éste se retira el ya teniente Laguna y la división Rivera acompañan al caudillo oriental.

En 1815 participa en Guayabos, y en 1816, el 19 de noviembre, es uno de los gloriosos vencidos en India Muerta, donde Rivera es derrotado por la vanguardia de Lecor al mando del General Pinto de Araujo; en esta oportunidad quedaron en el campo de batalla mas de 300 orientales entre heridos y muertos. A pesar del contraste, el ejercito portugués se vio constantemente hostilizado por las guerrillas del teniente Laguna. Tan célebre se hizo este militar como guerrillero que los portugueses en un acto de desesperación apresaron en San José a su esposa y a la señora de Lorenzo Medina, y en Canelones a la señora de José Llupes, las mismas fueron conducidas a Montevideo en una carreta tirada por bueyes para ser encerradas en los calabozos de la ciudadela.

La señora de Rivera – según una crónica de la época – logró escapar gracias a la velocidad de su carruaje.

En Paso de Cuello con un puñado de valientes se enfrenta Laguna a un ejército superior en armas y en hombres. Participa junto a su jefe en la retirada del Rabón y a lo largo de 1819 realiza una guerra de recursos y guerrillas junto a oficiales y soldados de la división Rivera.

En 1825 sometido al régimen imperante, ejerce el cargo de Capitán en el Regimiento de Dragones de la Unión y después de la dispersión voluntaria de sus soldados en la costa de San Salvador se une a Lavalleja, quien le ordena reclutar gente en el departamento de Durazno.

En calidad de Coronel participó en Rincón el 24 de septiembre de 1825 y en Sarandi el 12 de octubre donde su comportamiento dio motivo a ejemplares calificaciones, las mismas que recibió del General Martín Rodríguez cuando operaba en Paysandú.

El 6 de diciembre de 1826 es ascendido a Coronel Mayor pasando a cumplir destino en la vanguardia del Ejercito Republicano, quedando bajo las ordenes inmediatas del General Lavalleja.

El 20 de febrero de 1827 al frente de la división Laguna y del Regimiento de Milicias de Paysandú lo vemos destacarse en Ituzaingó, motivo por el cual se le otorgó la medalla y los cordones decretados a los vencedores .

El 23 de diciembre de 1828 es nombrado Comandante General de Fronteras y en febrero de 1829 segundo jefe del Estado Mayor General del Ejercito. Meses después Rondó lo designa jefe interino del Estado Mayor , lugar desde el cual comienza a organizar los cuadros incipientes del ejercito nacional.

En 1830 es designado Ministro de Guerra y Marina.

El 26 de octubre de 1832 su nombre figura junto al del presbítero Felipe Santiago de Torres Leiba en la fundación de la población de Nueva Palmira. En 1833 es nombrado Comandante General Militar y el 5 de enero del mismo año es nombrado jefe del Estado Mayor y jefe de la 2° división del Ejercito Nacional en operaciones sobre el Uruguay. En 1834 es Comandante Militar de la 1° sección del Litoral del Estado y el 25 de junio del mismo año se incorporan a sus ordenes las milicias de Colonia y San José.

Era el candidato de Rivera para la presidencia, pero debido a la resistencia que le oponía Lavalleja, decidió atraerse a los partidarios de éste haciendo elegir presidente a Manuel Oribe en 1835.

En 1835 ya enfermo se le concede licencia para tratarse en Buenos Aires donde fallece el 30 de octubre del mismo año.

La repatriación de los restos de este soldado intachable y ejemplar que profesó un profundo respeto y admiración al caudillo oriental, fueron gestionados por su amigo y compañero de Ituzaingó, el presidente Manuel Oribe, llegando a Montevideo en junio de 1837 siendo depositados en el panteón de la familia de su yerno don Juan Bernardino Arrúe Castilla y posteriormente en el cementerio del Buceo en el nicho n° 1849.

Hoy día, esta noble figura histórica de nuestro acontecer nacional, tan injustamente olvidada, debería de ser motivo de honores y reconocimiento por toda una vida de servicios dedicados al bien nacional.



Escriben: Lic. Antonio Maria Boero y Ramiro A. Boero

2 comentarios:

  1. Segurísimamente se conocieron con mi chozno-abuelo, el Gral. Pedro Lenguas, quien participó en Sarandí e Ituzaingó.
    claudiolerena@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Claudio

      Muchas gracias por escribirnos, concuerdo contigo, seguramente se conocieron y hasta tuvieron amistad y lazos filiales con el Gral. Laguna y Juan Bernardino. Esto es lo grandioso de la genealogìa, el descubrir la red de relaciones y parentescos de estos grandes personajes.

      Cualquier dato, correcciòn, anècdotas o fotografìa que quieras aportar seràn de mucha ayuda para nosotros.

      Saludos.

      Diego Castro Arrùe

      Eliminar