sábado, 20 de abril de 2013

Julián, el suegro de Juan Bernardino Arrúe



Gral. Julián A. Laguna Delgado-Melilla


Dentro del manto de olvido y silencio que ha caído sobre muchos gestores de la independencia nacional, podemos rescatar la singular figura del General Julián Laguna Delgado-Melilla, distinguido militar de las luchas por la independencia, cuya gravitación en el período de la patria vieja constituyeron episodios dignos de ser destacados y valorados.

En Colonia del Sacramento, el 15 de abril de 1782, nace este benemérito militar, siendo hijo de Don Hemenegildo Laguna y de Vera y Doña Teodora Antonia Delgado-Melilla y Saa.

Cabe resaltar que Julián era sobrino paterno de Juan Miguel Laguna y de Vera, casado con Doña Lucía Lugo y Bravo, siendo padres estos de Rufina Antonia Laguna y Lugo, nacida 12 de junio de 1774, casada con quien fue dos veces Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, y Gobernador y Capitán General Provisorio del Estado Oriental del Uruguay de 1828-1830, José Rondeau, (Ascendentes de las familias Marques Muñoz; Muñoz Oribe; Biraben Muñoz; Biraben Álzaga; Álvarez Muñoz (Clan Susviela); Álvarez Montero Zorrilla; Stewart Biraben; Stewart Reyes; Derqui Muñoz; Mansilla Derqui; Mansilla Del Campo; Mansilla Lanusse; Del Campo Mansilla; Del Campo Menéndez; Mackintosh Derqui; Muñoz Maines Rodríguez-Larreta; Muñoz Larreta; Muñoz Larreta Vargas-Guillemette, Marques Maines; Marques Maza; Lessa Marques; Lessa Marques Seré; Ruete Marques; Ruete Seré; Ruete Sanguinetti; Ruete Oddo; etc etc).

El Gral. Laguna era nieto paterno de Andrés de la Cruz Laguna y Antonia Josefa de Vera y Padrón, y por su lado materno de Agustina Antonia de Saa y Suárez de León, descendiente de primeros pobladores, casada con Juan Delgado-Melilla Arias, quien había servido en España en el regimiento de infantería de Badajoz, estando en 1721 en Ceuta, y que en 1727 se lo encuentra tomando parte en el sitio y ataque a Gibraltar. Integrante del contingente de los 200 soldados de infantería embarcados en Cádiz el 22 diciembre de 1728 con destino al Río de la Plata. En estas tierras sirvió en la compañía de Francisco de Cárdenas y después en la de Mateo de Gogenola, y retirado del servicio militar en 1730 fue el vecino poblador que más veces integró el Cabildo, además de ganadero en el NW de la ciudad, donde desde hace más de 150 años una localidad recuerda el nombre de Melilla. Hermano Mayor de la Archicofradía del Santísimo Sacramento y de la Venerable Orden Tercera de San Francisco de Asis.

En 1804, Julián Laguna Delgado-Melilla contrae matrimonio con Clara Martínez, y hasta ese entonces este productor rural no vislumbraba el papel que tendría en la historia de nuestro país cuando 1811 se une a la causa patriota, formando parte de los revolucionarios que a las órdenes de Félix Rivera, recorrían la campaña de Durazno y Florida. En el primer sitio de Montevideo lo vemos figurar a las órdenes de Fructuoso Rivera. Mismo año en que le dijo "¡Basta!" al virrey godo, plegándose a la admirable alarma de 1811, integrando el Éxodo del pueblo Oriental, tras el caudillo Artigas, y en el Padrón se los registra con cuatro carruajes, un hijo menor, dos hijas, cuatro esclavos y una esclava, al igual que a su cuñada Ana María Martínez, mujer del estanciero, juez y comisionado don José Más de Ayala y Texera, registrados con un hijo menor, su suegra y tres esclavos.

En el Ayuí se encuentra formando parte de las tropas que permanecieron fieles al caudillo oriental cuando su autoridad se vio minada por las intrigas de Sarratea.

Amigo personal de Rivera, en 1812 lo vemos comandar un escuadrón de la misma división participando destacadamente en la serie de acciones que se producen en la marcha que realiza Artigas desde el Ayuí hasta el campo sitiador del Cerrito. Es en estos momentos, que junto a otros oficiales artiguistas ejecutan la operación de robar la caballada de Sarratea. En los primeros días de 1813, Laguna junto a la división Rivera se incorpora a Artigas y cuando éste se retira el ya teniente Laguna y la división Rivera acompañan al caudillo oriental.

En 1815 participa en Guayabos, y en 1816, el 19 de noviembre, es uno de los gloriosos vencidos en India Muerta, donde Rivera es derrotado por la vanguardia de Lecor al mando del General Pinto de Araujo; en esta oportunidad quedaron en el campo de batalla mas de 300 orientales entre heridos y muertos. A pesar del contraste, el ejercito portugués se vio constantemente hostilizado por las guerrillas del teniente Laguna. Tan célebre se hizo este militar como guerrillero que los portugueses en un acto de desesperación apresaron en San José a su mujer y a la señora de Lorenzo Medina, y en Canelones a la señora de José Llupes, las mismas fueron conducidas a Montevideo en una carreta tirada por bueyes para ser encerradas en los calabozos de la ciudadela. La señora de Rivera – según una crónica de la época – logró escapar gracias a la velocidad de su carruaje.

En Paso de Cuello con un puñado de valientes se enfrenta Laguna a un ejército superior en armas y en hombres. Participa junto a su jefe en la retirada del Rabón y a lo largo de 1819 realiza una guerra de recursos y guerrillas junto a oficiales y soldados de la división Rivera.

En 1825 sometido al régimen imperante, ejerce el cargo de Capitán en el Regimiento de Dragones de la Unión y después de la dispersión voluntaria de sus soldados en la costa de San Salvador se une a Lavalleja, quien le ordena reclutar gente en el departamento de Durazno.

En calidad de Coronel participó en Rincón el 24 de septiembre de 1825 y en Sarandi el 12 de octubre donde su comportamiento dio motivo a ejemplares calificaciones, las mismas que recibió del General Martín Rodríguez cuando operaba en Paysandú.

El 6 de diciembre de 1826 es ascendido a Coronel Mayor pasando a cumplir destino en la vanguardia del Ejercito Republicano, quedando bajo las ordenes inmediatas del General Lavalleja.

El 20 de febrero de 1827 al frente de la división Laguna y del Regimiento de Milicias de Paysandú lo vemos destacarse en Ituzaingó, motivo por el cual se le otorgó la medalla y los cordones decretados a los vencedores .

El 23 de diciembre de 1828 es nombrado Comandante General de Fronteras y en febrero de 1829 segundo jefe del Estado Mayor General del Ejercito. Meses después Rondó lo designa jefe interino del Estado Mayor, lugar desde el cual comienza a organizar los cuadros incipientes del ejercito nacional.

En 1829, el Gral. Laguna adquiere el antiguo casco y parte del campo de la histórica estancia "La Calera de las Huérfanas", la misma que tiempo atrás supo administrar Juan de San Martín, padre del prócer argentino Gral. José de San Martín, donde nacerían tres de sus hermanos y que partir de 1815 según el reglamento artiguista es repartida entre más de 40 personas en suertes de estancia, reparto posteriormente anulado tras la derrota del caudillo, disponiendo el gobernador bonaerense Manuel Dorrego un nuevo fraccionamiento y venta, por la cual entra en posesión del Gral. Laguna Delgado-Melilla. Ubicada a orillas del arroyo Juan González, a unos 16 km. de la actual ciudad de Carmelo, más precisamente en la hoy llamada Colonia Arrúe, contaba con un casco integrado por una iglesia bajo la advocación de la Virgen de Belén, habitaciones, patios, herrería, panadería, jabonería, telar, carpintería, tahona, hornos de ladrillos y tejas y dos hornos de cal. Además contaba con “ranchos” para las familias de los negros esclavos y para los indios peones. La misma estuvo en poder del Gral. y sus descendientes Arrúe Laguna hasta 1916, cuando pasa a ser patrimonio público y Monumento histórico nacional.

En 1830 es designado Ministro de Guerra y Marina.

El 26 de octubre de 1832 su nombre figura junto al del presbítero Felipe Santiago de Torres Leiba en la fundación de la población de Nueva Palmira, donde le designan como patrono y protector. En 1833 es nombrado Comandante General Militar y el 5 de enero del mismo año es nombrado jefe del Estado Mayor y jefe de la 2° división del Ejercito Nacional en operaciones sobre el Uruguay. En 1834 es Comandante Militar de la 1° sección del Litoral del Estado y el 25 de junio del mismo año se incorporan a sus ordenes las milicias de Colonia y San José.

Era el candidato de Rivera para la presidencia, pero debido a la resistencia que le oponía Lavalleja, decidió atraerse a los partidarios de éste haciendo elegir presidente a Manuel Oribe en 1835.

En 1835 ya enfermo se le concede licencia para tratarse en Buenos Aires donde fallece el 30 de octubre del mismo año. Posteriormente, durante la Guerra Grande, su viuda Doña Clara, se instalaría en Nueva Palmira junto a sus hijos, viviendo en una casa de la calle Eguren, entre las hoy calles Jacinto Laguna y Dr. Murguía, casa donde estuvo atesorado por más de 60 años el sable del Gral. José Antonio Lavalleja, aquel con el que peleó aquel 12 de octubre de 1825 la batalla de Sarandi e Ituzaingó, ese con empuñadura de marfil y bronce cincelado; hoja corva de acero, vaina de bronce burilado con abrazadera del mismo metal cinceladas, y que en la empuñadura embutida en el marfil, una chapita de bronce ovalada con lleva las iniciales “J.A.L”, que hoy se puede apreciar guardado en una vitrina, en el Museo de Historia Nacional - Casa de Lavalleja, en Montevideo, gracias a la donación de Jacinto y Maximiliano, dos de los nietos de Laguna, quien fuera intimo amigo del Gral. Lavalleja.

La repatriación de los restos de este soldado intachable y ejemplar que profesó un profundo respeto y admiración al caudillo oriental, fueron gestionados por su amigo y compañero de Ituzaingó, el presidente Manuel Oribe, llegando a Montevideo en junio de 1837, siendo depositados en el panteón de la familia de su yerno, marido de su hija María de la Natividad Laguna, de nombre Juan Bernardino Arrúe López de Castilla, el cual era un connotado caudillo blanco, nacido en el 1800, quien peleó en las Guerras por la Independencia. Fue Coronel y Jefe Político en Durazno, departamento en el cual su familia poseía más de 60.000 ha de campo y entre ellas la citada e histórica estancia "Azotea de Arrúe", donde el General Artigas y sus tropas se alojaron y el 25 de noviembre de 1813, firmó con los delegados de Manuel de Sarratea, el "Pacto del Yi", en el cual Artigas, quedaba designado como Jefe del Ejército Oriental. Ubicada en Santa Bernardina, propiedad de su padre y por la cual luchó junto a sus hermanas María de los Ángeles, Juana, Casiana y Celestina Arrúe López de Castilla -(esta última ascendente del ex Presidente, Luis Alberto Lacalle de Herrera)-, para recuperar el patrimonio familiar del cual el mismo Artigas, tildándolos de  "Malos Europeos, Peores Americanos" los había despojado para repartir el botín entre sus seguidores. Tierras que luego fueron recuperadas, logrando sacar a sus ocupantes gracias al poderío y jerarquía de la cual gozaban, convirtiéndose en un capítulo muy interesante de la historia de nuestra familia, reflejado en el "Archivo Artigas" de la Biblioteca Nacional.

Blanco desde el primer día, Juan Bernardino Arrúe López de Castilla, batalló en septiembre de 1836 en Carpintería a las órdenes de nuestro pariente y fundador del Partido Blanco, el Brigadier Gral. Manuel Oribe y Viana contra las fuerzas revolucionarias del General Fructuoso Rivera, enfrentamiento que dio origen a las “divisas” de los “blancos” y los “colorados”,  y así, luchando por su divisa entregó su vida en el campo de Yucutujá, en plena Guerra Grande, acompañando a Oribe.

El Salón de Honor de la Jefatura de la Ciudad de Durazno, lleva el nombre del Coronel Juan Bernardino Arrúe, en memoria del 1er. Jefe Político de Durazno, designado el 1ro de agosto de 1830, hecho que la historia marca como fecha de creación de la misma.

La descendencia de los Arrúe Laguna se perpetuó en ambas márgenes del Plata en las familias: Arrúe Areta; Arrúe Gowland; Arrúe Santamarina; Mihura Arrúe; Arrúe Gois; Arrúe Escalante, entre otras.

El 3 de noviembre de 1872 fallecía en Nueva Palmira doña Clara Martinez de Laguna. “Vivió muchos años en una finca de su propiedad” próxima a la Comisaría –según una vieja crónica- “de su muerte habló así "El Eco de Palmira" del 9 de noviembre de 1872: “A la avanzada edad de 93 años falleció el lunes pasado a las dos y media de la tarde la apreciable Sra. Clara Martínez de Laguna, viuda que fue del General don Julián Laguna Delgado-Melilla”.

Hoy día, esta noble figura histórica de nuestro acontecer nacional, tan injustamente olvidada, debería de ser motivo de honores y reconocimiento por toda una vida de servicios dedicados al bien nacional.




Post armado sobre la base del excelente trabajo histórico del Lic. Antonio Maria Boero y Ramiro A. Boero.

Bibliografía:
“El Libro de los Linajes”, Ricardo Goldaracena
“Bases económicas de la revolución artiguista”, José Pedro Barrán, Benjamín Nahum
“Artigas, tierra y revolución” N. de la Torre, Julio C. Rodríguez y Lucía Sala de Touron
“Raíces Coloniales de la Revolución Oriental de 1811” Juan E. Pivel Devoto

Páginas webs consultadas:
www.artigas.org.uy
www.minterior.gub.uy
miguelnossar.blogspot.com
http://coleccionesdigitales.bibna.gub.uy/
http://historias-nueva-palmira.blogspot.com


Recopilación:

Diego Castro Arrúe

2 comentarios:

  1. Segurísimamente se conocieron con mi chozno-abuelo, el Gral. Pedro Lenguas, quien participó en Sarandí e Ituzaingó.
    claudiolerena@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Claudio

      Muchas gracias por escribirnos, concuerdo contigo, seguramente se conocieron y hasta tuvieron amistad y lazos filiales con el Gral. Laguna y Juan Bernardino. Esto es lo grandioso de la genealogìa, el descubrir la red de relaciones y parentescos de estos grandes personajes.

      Cualquier dato, correcciòn, anècdotas o fotografìa que quieras aportar seràn de mucha ayuda para nosotros.

      Saludos.

      Diego Castro Arrùe

      Eliminar