domingo, 1 de julio de 2012

"El hijo militar de Casiana Arrúe, las nietas de Martín de Álzaga y el Gral. Venancio Flores, todos emparentados"





Coronel Enrique Pereda Arrúe
Casiana Arrúe López de Castilla, produce otro entronque patricio al contraer matrimonio el 14 de Septiembre de 1824 con León de Pereda- hijo del Dr. León de Pereda y de Saturnina María Francisca Martínez Gómez de Saravia- dama de abolengo hispano-criollo ésta, hija de aquel magnate castellano, dueño de una colosal fortuna en campos que comprendían la friolera de un millón de cuadras, y quien junto con José Arrúe de Ipenza por su fidelidad a la corona fue considerado por Artigas "Mal europeo, peor Americano", llamado Fernando Martínez Alonso de la Peña y Martina Gómez de Saravia y Quijano.


Sobrino mat. del latifundista Diego Martín Martínez Gómez de Saravia, marido de Bonifacia Martínez Morlíus, y primo hermano de Diego Julián Martínez, quien contrajo matrimonio en 1856 con una sobrina de Casiana, de nombre Edelmira Areta Arrúe -(hija del Capitán de las Guardias Nacionales, Juan Manuel Areta Landuáceres y Celestina Arrúe López de Castilla); Dolores Martínez Martínez, casada con su tío materno Tomás Martínez Morlíus; Fernando Martínez Martínez, que contrae matrimonio el 25 de Agosto de 1851 en Las Piedras, Canelones, con su prima hermana Lucía de Álzaga Martínez, padres de Edelmira Martínez Álzaga, unida en matrimonio a su tío materno Martín de Álzaga Martínez; Baltazar Martínez Martínez; Mariano Gumersindo Martínez Martínez -(uno de los fundadores en 1871 de la Asociación Rural del Uruguay); y Francisco de Paula Martínez Martínez, marido de Cecilia de Álzaga Martínez, -hermana de Lucía, e hijas de Cecilio de Álzaga Carrera y Francisca Antonia Martínez Morlíus, y nieta paterna del célebre ajusticiado don Martín de Álzaga.

Hijos de Casiana Arrúe López de Castilla y León de Pereda, fueron:

Casiana Pereda Arrúe, que se convierte en mujer de Eduardo Flores García, hombre político y periodista. Hermano entre otros de Segundo Flores García, marido de Josefina Reissig y de Agapita Flores García, casada con Manuel Solsona y Lamas -(nieto pat. de Manuel Solsona y Alzáybar y Micaela Jáuregui Elizondo y Pagola, descendiente por línea materna del patricio Luis Lamas y Josefa Dominga Alfonsín).

Eduardo Flores, había nacido en Montevideo en el año 1842, siendo el cuarto hijo varón del Gral. Venancio Flores, militar y político uruguayo perteneciente al partido colorado, luego presidente de la República en dos períodos. Junto a su padre, supo del exilio en Argentina, donde fue educado en el prestigioso Colegio Concepción del Uruguay, hasta que en 1863, su padre, decide ponerse al mando del movimiento revolucionario contra el gobierno de Berro y Eduardo lo sigue en esta campaña hasta su fin en 1865. Al concluir triunfante la revolución, lucía galones de Teniente 1ero de Caballería, el 19 de Mayo de 1865, asciende a Capitán de linea y el 22 de Agosto a Sargento Mayor, prestando servicios en la campaña contra el Paraguay, después de haber asistido en la Batalla de Yatay. El 5 de Septiembre del mismo año, el Gobernador delegado, el Dr. Vidal, lo nombra Edecán del Gobierno, pero en Noviembre del próximo año pasó a figurar entre la lista de inválidos.

En 1870, viaja a Europa donde por cuatro años se dedicó a giras ilustrativas y tomó cursos libres. A su regreso trajo consigo una moderna y completa imprenta, la cual daría nacimiento a el diario principísta "La Idea", donde en el gobierno de Ellauri, escribiría acompañado de su hermano Segundo y Alfredo Dupont. En Marzo de 1874, solicitó su baja del ejército donde revistaba como inválido, donando a la Nación, de éste modo, los sueldos que le correspondían. En 1875, cuando las tensiones políticas se agravaban día a día, el gobierno de Ellauri, emprendió personalmente contra los periodistas adversarios, y los tres redactores de "La Idea", fueron incluidos en la lista de ciudadanos que debían marchar deportados a La Habana, el 24 de Febrero de a bordo de la Barca de Puig, transformada en transporte nacional de guerra, lista que ya incluía al resto de los hijos del Gral. Ricardo Flores (Teniente del ejército contra Timoteo Aparicio); Segundo Flores -(Militar previamente desterrado a la Argentina); y Fortunato Flores - (Jefe de caballería en Estero Bellaco), junto a otras personalidades de la talla de José Pedro Ramírez - Director de El Siglo; Juan José de Herrera - Ministro del Gobierno de Berro; Agustín de Vedia - Director de La Democracia; Julio Herrera y Obes - Secretario de Venancio Flores en la guerra del Paraguay; Aureliano Rodríguez Larreta - Diplomático en Brasil; Juan Ramón Gómez Calvo- Senador y Ministro, hermano del héroe de Paysandú; etc, etc. En 1877, se halla conjuntamente, con el Dr. Anacleto Dufort y Álvarez, como director de "La Revista Americana", año en que aparece circulando en las calles nuevamente "La Idea".

En 1894, representó en la 18 Legislatura, al departamento de Flores, y ocupando un cargo administrativo que sirvió muchos años, dejó de existir un 11 de Marzo de 1913, luego de soportar una cruel dolencia que puso a prueba el temple de espíritu del honrado y siempre bien intencionado Eduardo Flores.

Casiana y Eduardo, fueron padres de Venancio Flores Pereda.

Enrique Francisco Pereda Arrúe,- Militar uruguayo, de inquebrantable entereza cívica, nacido el 25 de Octubre de 1843 y fallecido en 1893. Forma un hogar principal cuando se une al clan patricio de los Castellanos, al tomar la mano en matrimonio de Emilia Castellanos Morales, gente de vieja raigambre en ambas márgenes del Plata, descendiente del Dr. Francisco Remigio, hombre adicto al movimiento revolucionario de 1810, asesor del Cabildo de Buenos Aires, integrante en la Banda Oriental de la Junta Municipal Gubernativa en 1813, Diputado en el Congreso General Constituyente de 1824, entre otros múltiples cargos. Hija de Eduardo Castellanos Elías y Emilia Morales Irigoyen, hermana de Eduardo Castellanos, marido de Clara Balparda y de Alfredo Eustaquio Castellanos, quien toma estado con Concepción Muñoz -hija del Dr. Enrique Muñoz Herrera y de Dolores Liberata Vidal y Batlle, siendo padres entre otros de Raúl Castellanos Muñoz, casado con María Elina Etchebarne Navarro, ascendentes de Elina Castellanos Etchebarne, unida en matrimonio a Alejandro Gallinal Heber, ex embajador en Portugal y el Vaticano, -(hijo de Alejandro Gallinal y de Elena Heber Jackson, esta última hermana de Arturo Heber Jackson, casado con Blanca García Sotelo, hija de un primo hermano de Enrique, Guillermo Bernardo Justo García Arrúe, distinguido militar, jefe de la División Nro. 13 de Aparicio Saravia, nieta de Juana María Arrúe López de Castilla de García Susviela.

Enrique, había iniciado su carrera de armas en 1863 en el ejército revolucionario del Gral Venancio Flores contra el gobierno de Berro y Aguirre, en aquel alzamiento que el Gral. bautizó como "Cruzada Libertadora", luchando junto a su cuñado Eduardo Flores y enfrentado a su primo hermano, el Capitán blanco, Adolfo Areta Arrúe y a su primo político, el Gral. Carlos Lacalle, que se encontraban sirviendo a la Defensa de Paysandú, este último marido de su prima hermana, Celestina Areta Arrúe, -(bisabuelos del Dr. Luis Alberto Lacalle Herrera). Luego de que sus filas salieran triunfantes logra  reconocimientos que inmediatamente en 1865 hacen que pase a formar parte de la 'División Oriental' en la guerra de Paraguay. Hecha toda la campaña de Corrientes, penetró con los ejércitos aliados en territorio enemigo, y después de actuar en la terrible lucha que señala el avance a la Triple Alianza rumbo a Asunción, donde el capitán Enrique Pereda Arrúe, tuvo su gran momento militar en el asalto del Boquerón del Sauce, en esa sangrienta batalla del 18 de Julio de 1866. Muerto su jefe, el coronel León de Palleja, sobre las propias trincheras paraguayas, fuera de combate ya el 2do jefe y el capitán ayudante, Pereda, como capitán de la 1era compañía, asumió el mando del Florida,  y en medio del fragor de la pelea, bajo la lluvia de balas paraguayas, ordenó presentar armas al cuerpo del jefe que sus soldado retiraban de la línea. El diezmado batallón, suspendiendo por un instante el fuego, rindió los honores como en una parada. Ese honorable acto envolvió en una aureola de heroicidad la figura de Enrique Pereda Arrúe desde aquel día, y al regresar de la campaña Montevideo victoreó por las calles al valiente entre los valientes capitán del Florida, de fina silueta, casi frágil y fisonomía dulce, que no contaba todavía con 24 años.

Promovido a sargento mayor, se lo nombra 2do jefe del Batallón General Flores, en los tempestuosos días de Febrero de 1868, y siendo secretario del General José Gregorio Suárez, en la campaña contra el caudillo blanco, siendo portador del parte de la victoria del Sauce.

Nombrado Teniente Coronel en 1872, el 23 de Diciembre de ese mismo año entra a desempeñar funciones de Oficial Mayor del Ministerio de Guerra, sirviendo el puesto hasta que el nuevo presidente José E. Ellauri, le da el cargo de Jefe Político y de Policía de Montevideo, en Marzo de 1873. Después del golpe de cuartel del 15 de Enero de 1875, culminación de un movimiento respaldado por las fracciones netas de los partidos tradicionales, que trajo la deposición de Ellauri, Pereda acompañó al presidente legal a ausentarse a Buenos Aires, sin volver al país hasta fines del 76, cuando abre su escritorio de negocios de bolsa bajo la firma de "Pereda y Lastarria", con el cual le va muy bien, pero sin sentir que es su pasión, decide partir a Europa, haciendo de su residencia España y Francia, en esos años aprovecha la ocasión para asistir a cursos de formación militar en el arma de infantería. De regreso en el año 81, retorna a las filas del partido colorado cuando su amigo, el Dr. Julio Herrera y Obes se puso a la obra de reorganizarlo.

En 1886, el gobierno del General Tajes le concedió la efectividad de Teniente Coronel, y más tarde, el propio Dr. Julio Herrera y Obes, electo Presidente de la República, lo ascendió a Coronel el 6 de Agosto de 1891, nombrándolo después, miembro del Consejo de Guerra Permanente y de la Comisión Calificadora de Retiros. Cargo que pudo apenas desempeñar por pocos meses, ya que luego de un viaje a Europa por cuestiones de salud, la muerte que de cerca había visto tantas veces en los campos de batalla, puso fin a su existencia el 29 de Diciembre de 1893.

Una calle del capitalino barrio de Atahualpa evoca a este militar excepcional, caballero sin tacha, de rectilínea conducta, valeroso y modesto sobre toda ponderación.


Coronel Enrique Pereda Arrúe
Rindiendo honores en el campo de batalla del Boquerón al Cnel. León de Palleja 






Bibliografía:

“El Libro de los Linajes -I,II,III,IV,V,VI” Ricardo Goldaracena
"Génesis de la familia uruguaya", Aplolant, Juan Alejandro, (1976).
"Diccionario Uruguayo Biografias" Fernandez Saldaña

Recopilación y armado:
Diego Castro Arrúe

No hay comentarios:

Publicar un comentario