miércoles, 11 de julio de 2012

Eduardo Victor Haedo, Enrique Amorim Areta y Jorge Luis Borges en una misma rama.



Leonor Acevedo de Borges











Al tratar de unir a estos tres personajes es inevitable trepar por las ramas de su árbol para dejarnos cautivar con nombres que hacen a nuestra historia y nos remonta a la misma conquista del Río de la Plata.



Descendientes de Juana María Larrazábal y Avellaneda, bautizada en Buenos Aires el 8 de Julio de 1707, hija de José Antonio de Larrazábal y Basualdo, Capitán de dragones de Buenos Aires, luego teniente de gobernador, Justicia Mayor, Juez de Apelaciones por nombramiento de la Real Audiencia de las Charcas y maestre de campo, quien formó un enlace de campanillas el 13 de Julio de 1706 en la Basílica Nuestra Señora de la Merced, al tomar la mano en matrimonio de Agustina de Avellaneda Lavayén, hija del Capitán Gaspar de Avellaneda y Ruíz de Gaona, y de María Ponce de León y Naharro Humanés, quien a su vez descendía de los primeros descubridores, pacificadores y pobladores de estas provincias.

El matrimonio de Juana María se celebró en Buenos Aires, el 1 de Mayo de 1728, con el Coronel Juan Gregorio de Otálora y Esteybar, unión de la cual nace el 20 de Mayo de 1732, José Antonio de Otálora Larrazábal, funcionario y militar americano, nombrado comandante del regimiento de milicias provinciales de Buenos Aires con el grado de Coronel, y Regidor del Cabildo de Buenos Aires en varias oportunidades, además de ser uno de los más ricos e influyentes comerciantes y hacendados de Buenos Aires de la última mitad del siglo XVIII y comienzos del siguiente, propietario de la Estancia Jesuítica de Areco con siete leguas de frente sobre el río Areco por ocho leguas de fondo sobre el Paraná de Las Palmas, con una superficie de 62.000 hectáreas. Fue la estancia más importante que poseía la Compañía en la provincia de Buenos aires, la que mantenía la Iglesia y el Colegio de San Ignacio en el centro de la ciudad. Otálora la compra a la junta de Temporalidades y a su fallecimiento las tierras pasan a sus hijos dando lugar a otras importantes estancias. En su papel de administrador de los bienes familiares viaja a fines de 1753 a la ciudad de Potosí, donde su padre conservaba importantes negocios, estando en esa ciudad, el 10 de agosto de 1754 contrae matrimonio con Josefa del Ribero y Cossio, hija de Joseph Antonio del Ribero Herrera y de María Ignacia de Cossio y Cayón. Su riqueza e influencia le permitió de acuerdo a las costumbres de la época ligar a sus hijos e hijas con algunas de las principales familias del país:  Ana María con Benito González Ribadavia (padre de Bernardino Rivadavia), María Bárbara Martina con Fermín Francisco Aoíz Larrazábal, Ministro de las Reales Cajas de Potosí y del Tribunal de Cuentas de Buenos Aires, José Antonio Eustaquio con Josefa Leonarda Aoíz Martínez de Arce; Francisca con Juan José Reyna; Saturnina con el presidente de la Primera Junta de gobierno Cornelio Saavedra; y Manuela Josefa de Otálora del Ribero, casada con el Teniente Coronel de los Reales Ejércitos, Manuel Soler y Bernabeu y fueron padres de cinco hijos, entre otros el prócer de la Independencia, Miguel Estanislao Soler, para ser más exactos con los documentos, su nombre completo fue Miguel Estanislao Benito Manuel Jacinto José Buenaventura Soler de Otálora, nacido en Buenos Aires, el 7 de Mayo de 1783, distinguido militar argentino templado en todos los combates imaginables, desde su adolescencia a su vejez, valiente luchador empedernido que supo hacer la guerra de frente, cuerpo a cuerpo y con la espada en la mano como uno de los guerreros mas temidos y respetados, mostrándose en todos los encuentros armados como un bravo y corajudo militar con evidente perfil de héroe, casado en primeras nupcias con María Josefa de Olazábal San Pedro Llorente y en segundas con María de la Natividad Viana Mendoza- nieta de José Joaquín de Viana Sáenz de Villaverde, primer Gobernador español de Montevideo y de María Francisca Alzaybar Ealo y Guesala, conocida como "La Mariscala”.

Con el nombre de María Irene Rita, fue bautizada otra de las hijas del matrimonio Soler Otálora, nacida en Buenos Aires el 20 de Octubre de 1784, de quien descienden dos de los personajes que da nombre a este post y la mujer del tercero. María Irene Rita Soler Otálora, entregó su mano en matrimonio el 6 de Abril de 1804, en la Basílica Nuestra Señora de la Merced de Buenos Aires a Francisco Ramón Inocencio Martínez de Haedo y Bayo, nacido el 1 de Diciembre de 1781, en la misma ciudad. Descendiente de una familia de opulentos comerciantes españoles residentes de Buenos Aires, al tiempo que iban comprando grandes extensiones de tierras y convertirse en uno de los más ricos hacendados de la Banda Oriental, en los actuales Departamentos de Soriano, Río Negro y Paysandú, limitando su latifundio por el sur con el Río Negro, al norte el Río Queguay, y al este la cuchilla de Haedo (de ahí viene el nombre de este accidente geográfico: al tratarse del límite oriental de los campos de los Martínez de Haedo, que terminó dándole nombre a las cuchillas).

De ellos nace la generación HAEDO SOLER, de la que descienden y entroncan nuestros personajes.

Gregorio de Haedo Soler, que fallece soltero, pero con descendencia natural habida en Segunda Mendoza – siendo bisabuelos del periodista, pintor y político uruguayo perteneciente al Partido Nacional. Eduardo Víctor Haedo, quien fuera Presidente del Consejo Nacional de Gobierno entre 1º de marzo de 1961 y el 1º de marzo de 1962. Nacido en Mercedes, el 28 de julio de 1901. De joven trabajó en la prensa escrita en su ciudad natal, tarea que seguiría desarrollando, incluso cuando se dedicó a la actividad política. Se desempeñó como diputado por departamento de Soriano, fue seis veces senador, y Ministro de Instrucción Pública; Miembro del Consejo Nacional de Gobierno, el cual presidió durante un año. En su actuación como Ministro presentó el proyecto para crear la Facultad de Humanidades dentro de la Universidad de la República; también se le conoce como el autor del proyecto de creación de la Comedia Nacional. El 2​ de 17 de Diciembre de 1937, propulsó la ley de derechos de autor, conocida como Ley Haedo y que cumplió un importante papel en la defensa de los derechos de autor. En 1937 creó la Revista Nacional para dar espacio a la literatura, el arte y las ciencias. Otra de sus creaciones fueron los Cursos Internacionales de Vacaciones para el intercambio cultural y educativo de Iberoamérica, entre tantas iniciativas más. Pero su más resonada actuación parlamentaria la constituyó su muy firme rechazo a la instalación de bases militares extranjeras en el Uruguay. Desarrolló una intensa actividad en el campo de las relaciones internacionales, presidiendo la delegación uruguaya en la XV Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, en 1960; así como la reunión de Punta del Este en que se fundara la «Alianza para el Progreso»  en 1961, promoviendo las relaciones de los países de la cuenca del Plata, y de los puentes fluviales entre Uruguay y Argentina.​

Su feudo, en el exclusivo barrio Cantegril de Punta del Este, llamado "Azotea de Haedo", construido al estilo de casco de estancia y diseñado por el arquitecto Alberto Ugalde, fue un verdadero centro de encuentro intelectual de la región. Cuenta con un amplio parque con callejuelas que recorrían los extensos jardines plagados de árboles y flores, estatuas, bustos, bronces y hasta bocetos: dos de ellos, El Viejo Vizcacha, y el Monumento al gaucho, obra de José Luis Zorrilla de San Martín, y un largo mural de Glauco Capozzoli. Pero si el exterior es deslumbrante la riqueza artística del interior sobrepasa cualquier descripción. Hay obras de David Alfaro Siqueiros, Pedro Figari, Barradas, Carlos Sáez, Carmelo de Arzadúm, Augusto Torres, Horacio Torres, Lincoln Presno, Manuel Rosé, Juan Ventayol, Adolfo Halty, Luis Sgarbi, Manolo Lima, Vicente Martín. Fueron muchos lo ilustres peronajes que la visitaron, entre ellos figuras como Alfonsina Storni, Juana de Ibarbourou, Rafael Alberti, José Cuneo, José Luis Zorrilla de San Martín, Adolfo Bioy Casares, Pablo Neruda, Manuel Mujica Lainez, Luis Alberto Lacalle Herrera, Miguel Páez Vilaró, junto a sus dos hermanos, los artistas, Carlos y Jorge Páez Vilaró, su pariente Jorge Luis Borges y su entrañable prima Ester Haedo Young de Amorim, y su marido el escritor Enrique Amorim Areta, entre otros.

Durante tres décadas, se escribió buena parte de la historia política del Río de la Plata y hasta se libró una de las batallas diplomáticas más importantes para América Latina, durante la Guerra Fría, cuando esa misma casa fue en agosto de 1961, el epicentro de la Conferencia de la CIES, que reunió a los ministros de Economía y Relaciones Exteriores de toda América y en la que Estados Unidos, gobernado por John F. Kennedy, lanzó la Alianza para el Progreso. Haedo ocupaba entonces la presidencia del Consejo Nacional de Gobierno. Fue en esa ocasión que recibió como huésped al legendario guerrillero argentino Ernesto "Che" Guevara. De ese encuentro, queda una foto que muestra al político blanco junto al "Che" tomando mate, y a sus pies a Poncho, el perro cocker del dueño de casa. Esa es una de las tantas historias que atesora La Azotea, un espacio que mantiene la magia de un tiempo en que la cultura y la política comulgaban juntas.

En es vida plagada de vivencias lo acompañó su mujer, Rosa Garramón, a quien amó entrañablemente y su hija, Beatríz Haedo Garramón de Llambí.

Eduardo Víctor Haedo, dejaba esta vida el 15 de noviembre de 1970. mientras brindaba una entrevista.

Francisco de Haedo Soler quien tomó la mano en matrimonio el 2 de junio de 1855 de su sobrina Irene Suárez Haedo. Siendo padres de:

Irene Haedo Suárez desposada en 1883, por el agrimensor Roberto Mendoza y Albin – Intendente de Río Negro y fundador de la estancia y cabaña “Uruguay”.

Dalia de Haedo Suárez, casada el 25 de Julio de 1888 con su pariente Juan Carlos Gómez Álzaga, nacido el 20 de Abril de 1860, hijo de Eduardo Gómez de la Sierra y Eufemia Fermina de Álzaga López-Haedo.

padres de: Juan Carlos, Eduardo, Francisco, Alejandro, y Alberto Gómez Haedo.

Francisco Haedo Suárez, quien casó con su sobrina segunda Clara Young Peña –hija de Diego Young Stirling y Aurora Peña Martínez de Haedo -padres de la Generación Haedo Young, a la que pertenecieron: Aurora, Carlos y Esther.

Aurora de Haedo Young, mujer de su primo 2do Ricardo Haedo Gándara.

Carlos Diego de Haedo Young, nacido en 1890, casó con Zelmira Terra Arocena.-hija del Dr. Arturo Terra Zuasnábar y de Zelmira Arocena Artagaveytia, y fueron padres de:

Francisco Javier de Haedo Terra, quien contrajo matrimonio con Susana Harley Fresnedo, hija de Walter Harley Braga y María del Carmen Fresnedo Martínez. El matrimonio tuvo seis hijos: Francisco Javier de Haedo Harley, marido de María Cecilia Gallinal Algorta, padres de Francisco Javier y Augusto Arturo de Haedo Gallinal, ambos con descendencia; Susana de Haedo Harley, unida en matrimonio a Carlos Ameglio Young, padres de Carlos Daniel, Susana María, Andrés Martín, Nicolás, y Matías Ameglio Haedo; Daniel de Haedo Harley; Felipe Carlos de Haedo Harley, casado con María Virginia Paiva, padres de Felipe de Haedo Paiva; Pilar de Haedo Harley, unida en matrimonio a Manuel Campomar, padres de Ricardo, Manuel, y Jimena Campomar de Haedo; y Lucía de Haedo Harley, casada con Carlos Bercianos Bonasso, padres de Inés y Carlos Alfredo Bercianos de Haedo.

Carlos Alberto de Haedo Terra, casado en primeras nupcias con Vera Storm Riet-Correa, hija de Rodolfo Storm Young  y María Noel Riet-Correa Rodríguez, y en segunda con Magdalena de Souza Villegas, con descendencia de su primer matrimonio, sus hijos se llamaron: Carlos, Silvana, y Carolina de Haedo Storm, casada con Carlos Abella , padres de Carolina y Diego Abella de Haedo.

Zelmira de Haedo Terra, casada con Rubén Amorim Areta, hermano del escritor Enrique Amorim Areta, casado con Esther de Haedo Young, tía de Zelmira. Los hijos del matrimonio Amorim Haedo se llaman: Ana Amorim Haedo, mujer de Gonzalo Capurro Artagaveytía; Inés Amorim Haedo; Pelayo Amorim Haedo, marido de Marta Puig Solari, padres de Marta y Pelayo Amorim Puig; y María Amorim Haedo.

Esther de Haedo Young, nacida en Montevideo, el 6 de octubre de 1899, tuvo una educación muy influida por la cultura británica. Aprendió a hablar primero en inglés, para luego asomarse al castellano. Su situación familiar y el contexto histórico propiciaron esa familiaridad con el mundo británico, la actuación de su padre en el seno del directorio del Partido Nacional en Buenos Aires durante la revolución de 1904, determinó que la familia –perseguida por José Batlle y Ordóñez– debiera partir al exilio en Europa y se instalara un tiempo en Inglaterra. A su regreso a Uruguay vivió en una quinta del Prado, ubicada en la calle Lucas Obes, entre 19 de Abril y Suárez. Durante quince años tuvo una institutriz inglesa, Mrs. Adams, con quien aprendió dos idiomas, y esto la llevó a dominar la literatura inglesa y la francesa, a cuyos autores leía en su idioma original, también a temprana edad ya se perfilaba como una excelente dibujante y acuarelista, además de ser muy buena jugando tenis.

Hacia fines de los años veinte, conoce en la playa de Carrasco al escritor salteño Enrique Amorim Areta, y fue la coincidencia en los gustos literarios que los unió de por vida. En 1928 se casaron enseguida de conocerse y vivieron un año en Europa. Regresaron al Río de la Plata (en Buenos Aires tenían un apartamento, “para ir de paso”) y nuevamente volvieron a viajar a Europa.

Por entonces, en Buenos Aires Enrique frecuentaba las peñas literarias que compartían, entre otros escritores y artistas, Horacio Quiroga, Baldomero Fernández Moreno, Oliverio Girondo, Norah Lange, Jorge Luis Borges, Guillermo de Torre, Norah Borges, o Silvina Ocampo. Como tantos otros intelectuales de la época, Esther y Enrique debieron dejar Buenos Aires luego de que Amorim denunciara en su novela "Nueve lunas sobre el Neuquén" de 1946, las torturas a que eran sometidos los opositores al gobierno de Juan Domingo Perón.

Enrique Amorim Areta, nacido el 25 de julio de 1900, en una casa vecina a la Catedral de Salto, fue el primogénito de siete hermanos varones, todos hijos de Enrique G. Amorim y de Candelaria Areta Torres. Entre otros hermano del ya mencionado Ruben Amorim Areta, marido de Zelmira Haedo Terra y de Juan Carlos Amorim Areta, quien casó con Carmen Uribelarrea Peña -hija de Manuel Adrián Antonio del Corazón de Jesús de Uribelarrea Anchorena y de Elisa Magdalena Peña Ortiz-Basualdo.

Varios períodos de su infancia transcurren en las estancias “El Eucalipto”, cerca de San Antonio, y “El Paraíso”, de su abuelo José Amorim, así como las vacaciones en la estancia paterna "La Chiquita", en las inmediaciones del arroyo Tangarupá, a unos 80 kilómetros al norte de Salto.

“De este período de la infancia data la profunda, indeleble visión del campo uruguayo, integrado en una vívida y siempre revivida zona de la cual el futuro novelista extraerá paisajes, personajes y situaciones”.

A los dieciséis se traslada a Buenos Aires a estudiar como pupilo. En el Colegio Internacional de Olivos conoce al poeta Baldomero Fernández Moreno, su profesor de literatura, con quien inicia una amistad muy cercana y una admiración mutua y perdurable. En Buenos Aires Amorim se acerca a Horacio Quiroga, con quien a pesar de la diferencia de edad -Quiroga le lleva más de veinte años- se labra una amistad entrañable, hasta el punto de cederle su apartamento amueblado cuando decide irse a San Ignacio por una larga temporada”. Con Quiroga comparte, además de la pasión literaria, el gusto por el cine, que en Amorim también se traduce en una exploración activa como guionista de múltiples películas argentinas de la década del cuarenta, y realizador. Entre los varios “poemas visuales” que habría de realizar a lo largo de su vida se cuentan Escrito en Varsovia (1948), Escrito en el agua y Pretexto (que obtuvieron premios del Cine Club del Uruguay en 1950 y 1952 respectivamente), Veintiún días (1953) y Rostro recuperado (1954). Trabaja en cine como ayudante de dirección y como argumentista de: Kilómetro 111, El viejo doctor, Yo quiero morir contigo, Canción de cuna, Vacaciones en el otro mundo, Su primer baile. Escribe además una columna semanal de cine en la revista El Hogar.

A los veinte años Amorim publica el libro de poemas Veinte Años. Por esos años se integra al grupo literario de Boedo. En 1923 comienza a trabajar como auxiliar de la Dirección de Impuestos al Consumo de la Provincia de Buenos Aires, en la ciudad de La Plata, y publica su primer tomo de cuentos: Amorim. Le siguen Las Quitanderas (1924), Tangarupá (1925), y su segundo libro de poesías: Un sobre con versos. En 1926 publica Horizontes y bocacalles. Se prepara por entonces para un viaje a Europa, que será el primero de otros ocho, y comienza sus apuntes viajeros, una colección de recuerdos de sus aventuras y desplazamientos.

En 1928 se casa con Esther Haedo Young, quien sería su compañera de toda la vida. Luego de un año de luna de miel, emprenden la construcción de su casa, entre 1929 y 1931 sobre bocetos del propio Amorim, pero inspirada en las ideas racionalistas de arquitectos suizos, alemanes, belgas y franceses (como Robert Mallet-Stevens, cuyas obras muestran un claro parentesco con este chalet) que la pareja había conocido en su viaje por Europa. Las Nubes, se llamó el mítico chalet que a lo largo de toda la vida de la pareja en Salto se constituyó en un centro hospitalario y generoso de tertulias y de encuentro de la comunidad salteña con grandes artistas de todo el mundo que recalaban en el lugar. En el mismo momento en que se emprende la construcción de Las Nubes Amorim se emprende a sí mismo como cineasta, retratista, cronista, documentalista. La casa, moderna, vanguardista, fue transgresora en Salto, y fue refugio y centro de las tertulias compartido, entre otros, con el cubano Nicolás Guillén, el crítico español Guillermo de Torre y su esposa Norah Borges, el poeta español Rafael Alberti y su mujer María Teresa León, el arpista Nicanor Zabaleta, el guitarrista Narciso Yepes, los argentinos Enrique Larreta, César Fernández Moreno, Juan Carlos Castagnino, Atahualpa Yupanqui, los chilenos Ricardo Latcham y Antonio Quintana, el escultor colombiano Guillermo Botero o el brasileño Cándido Portinari. La Nubes guardó cartas de García Lorca, Rafael Alberti, José Bergamín; obras de Pablo Picasso, Lurçat, Marie Vassilieff y Bernard Buffet, Mateo Hernández, Peinado, Manuel Ángeles Ortiz, di Cavalcanti, Xul Solar, Castagnino y María Carmen Portela; y de pintores nacionales como Juan Manuel Blanes, Pedro Figari, Rafael Barradas, Anhelo Hernández o Aldo Peralta.

Hacia 1930 viaja a Chile, se integra al grupo de intelectuales Índice e inicia una amistad con Ricardo Latcham. En 1932 se publica Del 1 al 6 en Montevideo y La Carreta, novela de quitanderas y vagabundos, en Buenos Aires. En 1934 se edita El paisano Aguilar y Amorim conoce en Montevideo a Federico García Lorca, a quien visita en Madrid en 1936 y a quien retrata en su Galería de escritores y artistas. [Años más tarde tendrá la iniciativa de construir en homenaje a la memoria de García Lorca un monumento sobre el río Uruguay, en Salto. Este gesto tiene un antecedente directo en 1937, tras la muerte de Horacio Quiroga, en las gestiones para que sus cenizas fueran repatriadas a su Salto natal].

En 1938 publica "Historias de amor" y "La edad despareja". En 1941, "El caballo y su sombra", en 1944 aparece "La luna se hizo con agua". Funda con el grupo Amanta en Buenos Aires la revista Latitud, cuya sección literaria dirige. El asesino desvelado se edita en 1945 y al año siguiente Nueve lunas sobre Neuquén.

En 1947 se afilia al Partido Comunista, cuyo ideología profesaba desde hacía unos años. En Varsovia participa del Congreso por la Paz. Al concluir éste se dirige a París y se suscita allí un conflicto diplomático internacional, en donde debe mediar el Ministro del Interior de Francia para conseguir la anulación del decreto de expulsión.

La pareja de Enrique y Esther va a alternar sus periodos de residencia en Las Nubes con temporadas de tradición en Buenos Aires y en Montevideo. En 1950 abandonan para siempre, y por motivos políticos, la República Argentina. Será desde "Las Nubes" desde donde él partirá a sus tres últimos viajes a Europa.

Reunidas en un solo volumen se publican hacia 1950 las obras teatrales La segunda sangre, Pausa en la selva y Yo voy más lejos. Entre 1952 y 1953 aparecen varios libros: con Feria de farsantes obtiene el Primer Premio Nacional de Novela del Ministerio de Instrucción Pública del Uruguay; La victoria no viene sola se publica en Praga. Quiero, libro de poemas, se edita en 1954, seguido por sus Sonetos de amor en octubre.

Tras volver de Moscú en 1955 publica en Montevideo "Todo puede suceder", al que siguen "Los "Montaraces" y "Sonetos de amor en verano". En 1958, año en que publica "La desembocadura", recibe durante una semana varios homenajes en Salto.

Su libro de cuentos "Los pájaros y los hombres" aparece unos días antes de su muerte, ocurrida el 28 de julio de 1960.

 A comienzos de 1973 Las Nubes fue declarada Monumento Histórico Nacional, el 26 de octubre de 2010 la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación ratificó el carácter de Monumento Histórico Nacional del chalet y lo compró, junto al Chrysler Windsor (1954) de Amorim.

Esther Haedo Young, su inseparable compañera, sobrevivió treinta y seis años a su marido. Murió en Montevideo el 4 de setiembre de 1996. En una entrevista realizada por Di Candia, sobre cómo definiría a su marido, Esther respondía: “Como un hombre bueno, inquieto, siempre lleno de proyectos y novelerías. El único mérito de mi vida es haber sido su compañera, el haber sabido entenderlo".

Jacinta de Haedo Soler, casada con el Coronel de la Independencia y héroe de Junín, Isidoro Suárez Merlo, nacido en Buenos Aires el 2 de Enero de 1799, siendo padres de Irene, Ercilia y Leonor Suárez Haedo, nacida en la ciudad de Mercedes en 1837, unida en matrimonio al estanciero Isidoro Acevedo Laprida, padres de Leonor Rita Acevedo Suárez, nacida en Buenos Aires, el 22 de Mayo de 1876, quien con 22 años se unió en matrimonio en esa ciudad el 1 de Octubre de 1898, al Dr. Jorge Guillermo Borges Haslam, de 24 años, hijo del coronel Francisco Borges Lafinur, militar argentino de origen uruguayo, casado con Frances Haslam. La actuación de mayor destaque como militar del coronel Borges se produjo en Argentina a las órdenes de Bartolomé Mitre. Murió en el campo de batalla enfrentando a las fuerzas de Sarmiento, en noviembre de 1874.

Leonor y Jorge Guillermo, pasaron parte de su luna de miel en el campo de sus parientes orientales. El 24 de agosto de 1899, en la capital argentina, nació Jorge Luis Borges, que resultaría ser uno de los escritores más extraordinarios de la lengua española. Dos años después, en marzo de 1901, llegaría Norah, la segunda hija del matrimonio.

En más de una ocasión, el propio Borges afirmó que “había sido concebido” en la estancia "San Francisco" de los Haedo, en el departamento de Río Negro. Establecimiento con tanta historia, de una extensión de casi 5 mil hectáreas de las mejores tierras que se pueden encontrar en Uruguay, con su señorial casco en forma de U que data de 1868, pero su historia se remonta a comienzos del siglo XVIII e involucra a las misiones de los jesuitas.

Borges también evocó decenas de veces su infancia en esa quinta del Prado, llamada "Villa Esther", propiedad de sus primos uruguayos, ubicada en la Av. Lucas Obes y 19 de Abril, una enorme casona con caballerizas y parque circundante de casi dos manzanas. No existía entonces la calle Juan Carlos Blanco, por lo que la finca se extendía hasta la avenida Suárez, zona mencionada en varios de sus cuentos. La historia menos conocida es que allí, el autor de El Aleph se enamoró de su prima, la ya mencionada Esther de Haedo Young, y los padres de ambos planearon un casamiento, que nunca se concretó.

Los Borges llegaban a Montevideo a mediados de enero y permanecían en Villa Esther hasta comienzos de marzo. Durante esas largas vacaciones había escapadas al campo. En la estancia San Francisco, Jorge Luis practicaba natación en el arroyo Coladeras que bordea el establecimiento.

Sus estadías en el campo de sus primos o en Salto sirvieron a Borges de inspiración para algunos de sus cuentos como es el caso de “El muerto" inspirado en un hecho real, sucedido en 1947 estando de vacaciones en Salto, en el chalet “Las Nubes” de Enrique Amorim Areta, y su prima Esther de Haedo de Amorim, con quien cultivo una gran amistad, más allá del parentezco.

Fue uno de los más conocidos, al menos por los uruguayos, llevado al cine en la década de 1970 y su rodaje —casi íntegramente— se realizó en Colonia. Cuenta la historia de Benjamín Otálora, que en palabras de Borges era “un triste compadrito porteño sin más virtud que la infatuación del coraje”, que se interna en la Banda Oriental en 1891, cerca de la frontera con Brasil, y llega a jefe de contrabandistas. La historia transcurre en Tacuarembó y narra cómo Otálora se va apropiando de las cosas más valiosas de su jefe Azevedo Bandeira, un brasileño acriollado. Primero es el caballo “el colorado”, luego el apero y finalmente irá por la mujer de Bandeira.

A sus 91 años, Esther Haedo Young de Amorim, su entrañable prima, amiga y primer amor, recordaba que "Georgie" se pasaba leyendo y recordaba las travesuras que le hacía.

“A nosotros no nos gustaba que leyera tanto, queríamos que jugara, y nuestra venganza era esconderle los libros. Le hacíamos una especie de chantaje: si jugaba conmigo y con su hermana, le devolvíamos los libros. Esa era la única forma de apartarlo de la lectura, porque se trataba de un chico retraído, juicioso, demasiado juicioso para mi gusto”.




Este post ha sido armado en base al relato del Sr. Pelayo Amorim Haedo, sobrino nieto de Esther y sobrino del escritor Enrique Amorim, para la publicación "El Prado, paisaje del primer amor de Jorge Luis Borges" y al perfil biográfico de Esther Haedo, realizado por el Dr. y ex. Diplomático uruguayo, Pelayo Díaz Muguerza.


Eduardo Víctor Haedo

Eduardo Víctor Haedo tomando mate con Ernesto "Che" Guevara en la Azotea de Haedo
Eduardo Víctor Haedo junto a Juan Ventayol, Jorge Páez Vilaró, Jorge Damiani, Vicente Martín, Oscar García Reino, Agustin Alamán, y Jorgito Páez Algorta.

Enrique Amorim Areta

Enrique Amorim Areta

Enrique Amorim Areta y Pablo Picasso

Amorim Areta en compañía de Federico García Lorca

Esther Haedo Young de Amorim Areta en el Chalet "Las Nubes"


Chalet "Las Nubes" Salto

Enrique Amorim en "Las Nubes"

Jorge Luis Borges en la estancia "San Francisco" de sus primos Haedo en Río Negro

Villa Esther, residencia de los Haedo Young en el Prado, donde Borges pasaba sus vacaciones





Especial agradecimiento a:
Mariano Vilella Sánchez-Viamonte
Josefina Fornieles

Bibliografía:
El Libro de los Linajes, Ricardo Goldaracena

Sitios Web:
http://memoriaviva5.blogspot.com.uy
http://lasnubes.org.uy
https://zonalibreradio1.wordpress.com
www.genealogiafamiliar.net -de Alfonso Beccar-Varela

Recopilación y armado
Diego Castro Arrúe

2 comentarios:

  1. Mi tío Gregorio Haedo, guerrero del Paraguay y lugarteniente de su tío el Gral. Soler, murió soltero. Eso sí, con descendencia ilegítima de la cual procede el presidente uruguayo Eduardo Victor Haedo.
    Es incorrecta la mención que se le hace como "esposo" de Segunda Mendoza. Cuando mi abuela, Sara de Haedo, le decía a su tía Carmen Haedo de Stirling que Eduardo V. Haedo era descendiente del tío Gregorio, ésta siempre decía lo mismo "Imposible, mi tío Gregorio murió soltero", como si no se pudiera tener hijos pese a no estar casado.
    Segunda Mendoza nunca fue esposa de Gregorio Haedo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mariano por la aclaración y aporte, ya hice la aclaración correspondiente, de todas formas de encontrar algún dato incorrecto me lo haces saber. Saludos cordiales.

    PD: Tengo que hacer la rama de los Sánchez Viamonte, luego te pediré ayuda, hay datos que me faltan sobre el nexo con los Arrúe, por el lado Villarnobo, Anaya y Donado.

    ResponderEliminar