jueves, 6 de octubre de 2016

"María Joaquina, la menor de los López de Castilla"




El 2 de junio de 1775 nace en la ciudad de Las Piedras, Canelones, María Joaquina del Espíritu Santo López de Castilla y Cáceres, hija menor de aquel varón de la casa de Castilla que vino a América en 1756 integrando el cuerpo de los Reales Ejércitos, de nombre Juan López de Castilla y Rojas Calderón, oriundo de Villa de Campillo en 1726, y de la criolla, Luisa Francisca Cáceres, casados en la ciudad de Montevideo en 1761.

De los seis hijos que tuvo el matrimonio López de Castilla y Cáceres, cinco de ellos contrajeron matrimonio y fueron ascendentes de distinguidas familias. De sus mayores no heredaron marquesados ni señoríos que alguna vez supieron lucir, aunque sí, la mediana fortuna en campos que supo edificar su padre al pedir su retiro en 1768 para dedicarse a las tareas rurales. Al leer los nombres se constatará los principales hogares que formaron sus descendientes.

Diego Antonio López de Castilla y Cáceres, quien forma su hogar con María Agustina Ramírez y Hernández y de ellos descenderían las familias de Castilla y Ramírez; Castilla y Chavarria; Hill Castilla; Hill Hamilton; Haedo Hill; Durán Haedo; Hill Márquez; Muñoz Hill; Andregnette Hill; Hill Nicolich; Hill Fisher; Hill Paladino; Cibils Hill; Adami Cibils; Algorta Adami; Cibils O'Neill; Cibils Del Campo; Cibils Muñoz; Cibils Young; Cibils Paullier; Hill Safons; Lasala Hill; Hill Secco; Matlis Hill; Ham Hill; Ham Hill; Ham Seigal; Ham Serrato; Otegui Ham; Hill Minvielle; Hill Lavista; Hill Urioste; Hill Queirolo; Etchemendy Hill; Márques Hill; Hill Rodríguez; Hill Paullier; Hill Acosta y Lara; de Arteaga Hill; de Arteaga Hughes; Shaw de Arteaga; Moor de Arteaga; entre otras

María Bernarda López de Castilla y Cáceres, fue la matriarca de las estirpes patricias Arrúe–Arrién, por su casamiento en primeras nupcias con José Antonio Arrúe de Ipenza, ascendentes de los Arrúe López de Castilla, Cordero Arrúe; Cordero Villegas; Stunz Cordero; Arrúe Laguna, Arrúe Escalante, Castro Arrúe, Arrúe Areta, Areta Arrúe, Pareja Areta, Shaw Pareja, Shaw de Estrada, Shaw Soubié, Miguens Soubié, O´Farrell Soubié, Shaw de Estrada Paz, Shaw de Estrada Mejía, Bourdieu Shaw, Bourdieu Harriague-Castex, Bourdieu Pasman; Bourdieu Cía, Bourdieu Madero, Bourdieu de Arzuaga, Bourse Pareja, Fauvety Bourse, Beccar-Varela Fauvety, Beccar-Varela Zorraquín, Beccar-Varela Nougués, Beccar-Varela Schilling, Bourse Sundblad, Bourse Ruiz-Moreno, Bourse Belgrano, Bourse Oliver, Büsch Frers Bourse, Oviedo Büsch Frers, Bourse Bustillo, Grondona Bourse, Howard Shaw, Shaw Pacheco, Uría Shaw, Rodríguez-Gigena Shaw, Pareja Villegas, Seminario Pareja, Cantilo de Forteza, Areta Lasala, Mailhos Areta, Uriarte Mailhos, Raquet Mailhos, Brown Raquet, Pérez del Castillo Raquet, Lacalle Areta, Lacalle de Herrera, Caviglia Lacalle, Caviglia Harriague, Lacalle Pou, Lacalle Ponce de León, Arrúe Gowland, García Susviela Arrúe, Heber García, García Stirling, García Viana, Quincke García, Areco Quincke, García Calvo, García-Calvo Villegas, García-Calvo Menéndez-Behety, Madero García-Calvo, de Elía Estrada, Menéndez Elía, Braun Menéndez-Behety, Uriburu García-Calvo, García-Calvo Ramos-Mejía, Fernández de Villavicencio García-Calvo, Fernández de Villavicencio y Tavira, Fernández de Villavicencio y Álvarez de Toledo. Y en segundas nupcias luegode enviudar contrae matrimonio con Juan Domingo de Arrién y Apraiz, descendiendo las familias: Arrién Castilla, Arrién Bianqui, Howard Arrién, Howard Füller; Howard Zubillaga; Vivo Howard; Soler Howard; Damboriarena Soler; Cardoso Soler; Vila Soler; Fynn Howard; Fynn Nebel; Fynn Marguery; Sanguinetti Howard; Howard Gómez-Ibarlucea; Shaw Howard, Mora Shaw; García-Lagos Howard; Pérez-Gomar Howard; Vivo Pérez-Gomar; Cash Pérez-Gomar; Shaw García-Lagos; Araúcho Arrién; Gerona Araúcho; Bonino Gerona; Quijano Bonino; Ros Arrién; Stunz Arrién; Segura Stunz; Centurión Segura; Centurión Lariviere; entre otras.

Catalina Eusebia López de Castilla y Cáceres, originó junto a su marido Diego de Rojas y Pachón, las familias: Rojas y Castilla; Estavillo Rojas; Camusso Estavillo; Algorta Camusso; Cabezudo Algorta; Márques Cabezudo; Márques Hill; Algorta Algorta; Algorta Real de Azúa; Achard Algorta; Algorta Sosa-Días; Algorta Artagaveytia; Gamarra Algorta; dos ramas Scremini Algorta; Scremini Álvarez; Scremini Sanguinetti; Scremini Harán; Scremini Cassarino; Tarigo Scremini; Tarigo Zorrilla de San Martín; Pérez-Scremini Scremini; Pérez-Scremini Muñoz; Pérez-Scremini Algorta; Soler Algorta; Soler Capurro; Algorta Scremini; Nin Algorta; Algorta Rachetti; Mailhos Algorta; Hughes Algorta; Gallinal de Arteaga; Algorta Hughes; Gallinal Algorta; De Haedo Gallinal; De Haedo Costa; Gallinal Carrau; Bonner Gallinal; Urioste Gallinal; Sanguinetti Gallinal; y Fígoli Sanguinetti, entre otras.

María Francisca López de Castilla y Cáceres, casó con José Durán y Fernández.

De María Joaquina del Espíritu Santo López de Castilla y Cáceres, no se podía esperar menos, tuvo dos matrimonios y de ambos destacada descendencia. El primero de ellos se registró el 17 de marzo de 1793 con el Coronel Joaquín José de Muxica y Zubeldía, -hijo de Miguel de Muxica y Cármen Zubeldía y hermano de Juan Asencio de Muxica y Zubeldia, casado con Josefa Manuela Echeveste de Almonza, padres de Carmen Muxica Echeveste, casada con José Miranda y León -(hermano de Avelino Miranda y León -uno de los Treinta y Tres); María Josefa Muxica Echeveste, unida en matrimonio el 26 de diciembre de 1818 con Domingo José Cayetano Hernández Carrasco; y de María del Rosario Muxica Echeveste, casada con Luis Antonio Larrobla Pereira, nacido el 25 de agosto de 1780, siendo el primer Administrador General de Correos de la Provincia Oriental, designado el 21 de diciembre de 1827 por el gobernador Luis Eduardo Pérez y Pedro Lenguas. Hermano de doña Manuela María Larrobla Pereira, unida en matrimonio a Pablo Zorrilla de San Martín Gutiérrez de Rozas; doña Pascuala Larrobla Pereira, casada con Félix Sáinz de la Maza y Zorrilla -(tío de María Sáinz de la Maza y Delgado, casada con Estanislao García de Zúñiga y Warnes); y del Presbítero, Juan Francisco Larrobla y Pereira, que presidió la Asamblea de la Florida de 1825.

Al enviudar de Joaquín, María Joaquina contrae segundas nupcias en Las Piedras, el 23 de abril de 1806 con José Raíz, siendo fruto de ambos, el destacado militar de las guerras de la Independencia, Coronel José Ignacio Raíz Castilla, soldado de Ituzaingó y distinguido patriota que en la batalla de Cagancha costeó de su peculio una compañía de soldados, a quien un camino del Barrio Peñarol recuerda. Casado con Luisa Reyna Hernández, hija del latifundista en el departamento de Soriano y regidor de Montevideo en 1815, Antolín Reyna Carreño, casado el 9 de noviembre de 1800 con Vicenta de los Remedios Hernández Carrasco, hermana de María Ramona del Carmen Reyna Hernández, nacida el 9 de abril de 1803, unida en matrimonio a Faustino Méndez Bedoya, hijo de Juan Méndez Caldeira y Celedonia Bedoya Torres, (hermano entre otros de Pantaleón Méndez Bedoya, militar adicto a Oribe, casado en Montevideo el 8 de enero 1844 con Juana Petrona Carolina de la Torre Abra, padres de Juan Pedro Méndez de la Torre, casado en 1879 con Edelmira Martínez Areta –hija del opulento hacendado Diego Julián Martínez Martínez Morliús y Edelmira Areta Arrúe); y por ende sobrina materna del citado Domingo José Cayetano Hernández Carrasco, casado con María Josefa Muxica Echeveste. Del matrimonio Raiz Reyna nacen José Ignacio Raíz Reyna, Alejandro Raíz Reyna, Joaquina Raíz Reyna, nacida en 1832, casada con Víctor de Curras, y de José Luis Raíz Reyna, nacido el 10 de octubre de 1833

De su primer matrimonio con Joaquín José de Muxica y Zubeldía, nacería en 1794, Lorenza de Muxica y Castilla, quien en 1812 estando en la ciudad amurallada al momento de sitiada la plaza y no poder regresar al saladero que era propiedad de su familia y donde vivía, conoce a quien el 10 de octubre de 1814 se convertiría en su futuro marido, don Juan Francisco de Paula Gutiérrez Moreno, ilustre médico, nacido el 2 de abril de 1782 en la malagueña provincia de Cuevas del Becerro, proveniente de un hogar acomodado. Sus padres poseían tierras y esta condición económica le permitió adquirir una educación primaria para después partir a Málaga, donde estudió filosofía y teología en el seminario. Posteriormente, don Juan Gutiérrez se traslada a Cádiz, una de las ciudades más importantes de la España de finales del XVIII, para ingresar al Colegio de Cirugía, del cual se titula y es designado cirujano para la travesía hacia América junto al General de Marina Baltasar Hidalgo de Cisneros, recién nombrado Virrey para el Río de la Plata.

El 3 de mayo de 1809 se había hecho a la mar rumbo a Montevideo, al cual arribaron casi dos meses después. El inicio de la lucha por la independencia de las colonias hispanas en América le afectó de lleno, siendo hecho prisionero por las tropas anticolonialistas junto con los demás españoles de Montevideo y desterrado a otras regiones de Uruguay hasta que consiguió partir a Río de Janeiro. Volvió de nuevo a Montevideo tras el fin del conflicto en 1815, y fue nombrado el 14 de agosto de 1817, Médico del Hospital de la Misericordia, dada su doble condición de médico y cirujano y además de “vecino honrado, eficaz y de notoriedad acreditada en el acierto de sus curaciones”. La buena labor del doctor Gutiérrez Moreno le llevó a ser designado como médico de la Casa Cuna, siendo considerado por sus métodos de asistencia sanitaria a niños como el padre de la pediatría uruguaya. En 1819 el Cabildo de Montevideo llama al Dr. Juan Gutiérrez Moreno a ocupar el cargo honorario de “Médico de la Ciudad”, con la función de asesorar a los Juzgados Ordinarios y al Ayuntamiento en la asistencia “a los reconocimientos de los cadáveres y heridos, y demás comisiones que reciba”. Es el primer médico forense de Montevideo.

El 16 de septiembre de 1830 el Gobierno uruguayo al crear el Consejo de Higiene Pública, le encarga la redacción de un Código de Sanidad y en 1831 las autoridades ratificaron estas actuaciones y el Consejo de Higiene lo nombró al doctor Juan Gutiérrez Moreno, administrador de la vacuna. Fue el médico de Casa Cuna entre 1819 a 1850, y se le consideró con derecho nuestro primer pediatra.

De la unión de Lorenza y Juan Francisco nacen entre 1815 y 1838 quince hijos, Juan José Agustín, Rosa, Juan José Matías, José Pedro Alejandrino, Emilia Natalia del Socorro, María del Patrocinio y Salvador mueren en su niñez o adolescencia. Los restantes, María de los Dolores, María del Carmen Joaquina, María de la Paz Joaquina, José Manuel Ceferino del Corazón de Jesús, Juana María Josefa de San Marcos, Francisca Adelina Matilde, Guillermo y Bernardina Gutiérrez Moreno Mujica forman principales hogares.

María de los Dolores Gutiérrez y Muxica, nacida en 1815, casó en 1834 con Salvador Francisco Bernardino Ximénez y Rodríguez, destacado hombre, dedicado al arte y a la diplomacia, fue pintor, escultor, retratista, músico y Cónsul Pontificio ante el gobierno uruguayo al que representó en diversas ocasiones, nacido en 1812. Hijo de Don Manuel Ximénez y Gómez, “hidalgo andaluz que llegara a nuestras tierras a fines del siglo XVIII”, natural de Huelva y perteneciente a una noble familia. Don Manuel Ximénez, ejerció las funciones de Regidor Decano, Alcalde ordinario y Administrador de Correos de la Villa de Guadalupe (Canelones); intervino en la reconquista de Buenos Aires y durante las invasiones inglesas, sus barcos artillados colaboraron en la defensa de esta ciudad de San Felipe y Santiago, posteriormente galardonada con el título de “Muy Fiel y Reconquistadora”; fue subteniente del Cuerpo de Comercio al producirse los acontecimientos revolucionarios de 1810 y se distinguió como comerciante, creyente y filántropo, destacándose en el ramo de la proveeduría marítima y supo lucir las condecoraciones de la Orden de Cristo, otorgada por S.M.F Da.María Segunda.

El hogar donde creció Salvador, es la señorial casa de la rambla 25 de agosto, actual sede de la Academia Uruguaya de Historia Marítima y Fluvial y la Liga Marítima del Uruguay, donde ilustres personalidades se alojaron en ella, desde el Duque de Saldaña, quien llegaría a presidir el Consejo de Ministros de Portugal y ser embajador de su país en Madrid, al conde canónigo Juan María Mastai Ferreti, futuro Papa Pío IX, quien forjó una gran amistad con ellos y quedó manifiesto cuando años más tarde, designó al Sr. Salvador Ximénez y Rodríguez, en 1848, ya consagrado Papa, Cónsul Pontificio en Uruguay, siendo el 1er. Nuncio Apostólico en los Países del Plata por muchos años, cargo que entre 1853 y 1862, desempeñó ante el Gobierno de la Confederación Argentina, por su amistad con el entonces su Presidente, General Justo José de Urquiza. El reconocido escritor Roberto Ellis, lo describe como persona acaudalada, de refinada cultura, que cultivaba con igual maestría la pintura, la escultura, miniaturista, numismático, músico, además de escritor y diplomático.

En su estadía en Roma en 1857, perfeccionando sus conocimientos en arte y cultura, ejecuta del natural una hermosa tela al óleo del Sumo Pontífice y una miniatura en marfil finamente tallada con el perfil del Papa, y en su mejilla se puede leer con lupa, el Padre Nuestro en latín. Ambas obras fueron donadas años más tarde, al tesoro de la Catedral, y adornan su Sacristía, por su viuda, Dolores Gutiérrez Mujica de Ximénez. También ejecutó en Italia en 1857, por encargue del tercer Vicario, Padre Juan Benito Lamas, la actual y bella pila bautismal en mármol de Carrara, para suplantar la histórica pila de tosca piedra de su fundación, en que se bautizó a José Artigas en 1764

Fueron hermanos de Salvador, Bernardina Ximénez y Rodríguez, casada el 1 de noviembre de 1821 con Ladislao Martínez Castro, prestigiosa figura de la sociedad porteña de aquel entonces, poseedor de una cuantiosa fortuna, consistente en enormes extensiones de campo en Lobería y una chacra en San Isidro de aproximadamente 500 metros de frente sobre el río por una legua de fondo, padres de Ladislao Federico Martínez Ximénez, quien contrajo matrimonio en la iglesia de San Ignacio, el 7 de abril de 1848, con la también sanisidrense doña Adela Sáenz-Valiente y Lavalle; Felipa Dolores Juana Matea Ximénez y Rodríguez, mujer de José Bernardo Suárez y Álamo, hijo del recordado presidente interino de Uruguay, Joaquín Suárez, y quien al enviudar casa con María Juana de la Trinidad Ximénez y Rodríguez, casada con el Cnel. Miguel Antonio Flangini Osorio- padres entre otros de Miguel Alberto Flangini Ximénez, (Presidente Interino de la República Oriental del Uruguay); Miguel Ximénez y Rodríguez, vizconde de pino, gobernador de Angola, comandante de la orden de Cristo, de la Torre y Espada, y de la orden honorífica dinástica portuguesa Nuestra Señora de la Concepción de Villaviciosa; caballero de la orden de Avis, piloto de Avis, galardonado con la Cruz de Oro de las campañas de Río de la Plata; Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, y comandante de Carlos III, casado el 15 de diciembre de 1833 con María José de Azevedo e Silva, y fueron padres de Manuel María Ximénez de Azevedo, 2.º Visconde de Pino, marido de Helena Maria de Vasconcelos e Sousa, 6ª Marquesa de Castelo Melhor, padres de Helena María de Vasconcelos e Sousa Ximénez, 7ª Marquesa de Castelo Melhor, casada con João da Silveira Pinto da Fonseca, 2º Visconde da Várzea de Abrunhais y éstos padres de Helena Maria de Vasconcelos e Sousa Ximenes, 7.ª Marquesa de Castelo Melhor; Bernardo Manuel de Vasconcelos e Sousa, 8º Marquês de Castelo Melhor; Manuel Maria da Silveira de Vasconcelos e Sousa, 4º Marquês de Ponte de Lima. María Mercedes Ximénez y Rodríguez, quien entregó su mano en matrimonio a Francisco Javier de Viana y Estrada -(Hijo de Francisco Javier de Viana y Alzaybar, Jefe de Estado Mayor y Concepción Norberta Estrada y Viana), padres de Javier de Viana y Ximénez, marido de Dolores Oribe y Maturana, padres de Francisco de Viana, quien casó con María Isidora de Urtubey Oribe y su hija se llamó Olga de Viana Urtubey mujer de Guillermo García Gil -Bisnieto de Juana María Arrúe López de Castilla de García Susviela. Y medio-hermano entre otras de Adelaida Manuela Francisca Ximénez de la Puente, tercer mujer del mencionado José Bernardo Suárez y Álamo, naciendo de esta unión Carmen Rita Cristina Suárez Ximénez, unida en matrimonio al escribano Ramón Albistur Ramos, padres entre otros de Ricardo Albistur Suárez, quien formó un hogar patricio con otra descendiente del linaje Arrúe, al tomar la mano en matrimonio de María Celina Quincke García, (Hija de Enrique Domingo Quincke Nin y Celina García Sotelo, nieta materna del distinguido militar de parcialidad blanca, el Gral. Guillermo Bernardo Justo García Arrúe), y de Carmen Albístur Suárez, casada con Conrado Isabelino González Barbot, padres de María Carmen González Albistur, unida en matrimonio al Dr. Eduardo Payssé Reyes -(Hijo de Eduardo Payssé Neri y María Josefa Reyes Lerena). Una de las tías paternas de la citada María Carmen González Albistur, se llamó María Alicia González Barbot, quien entregó su mano en matrimonio a Tomás Demetrio Gómez Platero, padres del reconocido arquitecto Guillermo Gómez-Platero González Barbot, marido de Martha Sánchez-Varela García-Arocena, y éstos de Martín Gómez-Platero Sánchez-Varela, marido de Florencia Arrosa Shaw).

Juan José Augustin Domingo Gutiérrez-Moreno Mujíca, nacido en Montevideo el 12 de mayo de 1818, siendo bautizado el 18 del mismo mes en la Catedral de la Inmaculada Concepción y San Felipe y Santiago de Montevideo por don Juan Ciriaco Otaegui, Teniente del Cura y Vicario, don Dámaso Larrañaga. Siendo sus padrinos don Joaquín de la Sagra y Joaquina Quintana.

María del Carmen Joaquina Gutiérrez Moreno Mujíca, nacida en 1819 y casada en 1842 con Juan Manuel Canaveris, fiscal durante los primeros días del Gobierno de Juan Manuel de Rosas, hijo de Juan José Canaveris de Esparza, casado en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires con Agustina Denis, quien fue político, militar, notario y contable de la ciudad de Buenos Aires. En 1809 la Junta Suprema de Sevilla lo honra por su heroica participación en la defensa de Buenos Aires durante las invasiones inglesas en el Río de la Plata. Sobrino paterno de Manuel José Cornelio Ramón Canaveris de Esparza, Teniente del Regimiento N ° 4 de Infantería y Regimiento de Patricios, voluntario de las milicias en la defensa y reconquista de Buenos Aires durante las invasiones inglesas de 1806 y 1807. Casado con María de los Ángeles Rodríguez Calderón, padres de María Canaveris Rodriguez-Calderón, mujer de Juan de Michelena del Pino, hijo de Juan Ángel de Michelena y Moreno Mendoza, 9.º Gobernador de Montevideo y de María del Carmen Trifona Antonia del Pino y Vera -(Hija de Joaquín del Pino, Virrey del Río de la Plata y Rafaela Francisca de Vera Muxica y Pintado); Sinforoso Camilo Canaveris Rodríguez-Calderón, casado con Rosa Farías Zubillaga -señorita de distinguida familia, hermana de María Josefa Leandra Farías Zubillaga, casada con José Esteban Brito del Pino, uno de los fundadores del Partido Blanco y tatarabuelo de María Julia Pou Brito del Pino de Lacalle. Naciendo de esta unión el 8 de julio de 1852 en Montevideo, el Teniente Coronel Isabelino Canaveris Farías, patriota uruguayo, militar, revolucionario y político, que se desempeñó como presidente del Partido Nacional en la Argentina. Participando en la mayoría de los enfrentamientos armados entre los Blancos y los Colorados.
Carmen y Juan Manuel fueron padres de Gerardo Samuel, Cristina Francisca, Emelina, Juana Felisa y del reconocido médico psiquiatra Ángel Canaveris Gutiérrez, este último nacido en 1847, había casado con Blanca Camacho, siendo padres el 17 de septiembre de 1910 de Olga Canaveris.
Olguita crea otro tronco patricio al entregar la mano en matrimonio a Pablo Bolivar Pardo-Santayana García, hijo del Dr. José Pardo-Santayana Pons y Enriqueta García Vares -descendiente esta última de Luis Ignacio García del Hoyo y García de Villasuso.
El matrimonio Pardo-Santayana Canaveris tuvo tres hijos:

El 16 de octubre de 1931 nace Olga Pardo-Santayana Canaveris, quien heredó de su familia estancias en San José y en Cerro de las Cuentas en Cerro Largo. Fue miembro de la directiva por muchos años de la Sociedad de Criadores de Caballos Árabes del Uruguay y con el paso del tiempo se convirtió en exitosa empresaria, Alma Mater de Manos del Uruguay y junto con quien sería su marido en los propulsores del hoy exclusivo José Ignacio. En Montevideo, el 9 de junio de 1952 entregaba su mano en matrimonio a Horacio Manuel del Sagrado Corazón de Jesús Artagaveytia Piñeyro, nacido el 25 de diciembre de 1922, descendiente del célebre Teniente Coronel Ramón Bernardo de Artagaveytía Urioste, Jefe de los Voluntarios del ex Presidente constitucional Manuel Oribe, casado con María Josefa Narcisa Gómez Calvo, hna del valiente Gral. Leandro Gómez, distinguido militar blanco, Defensor de la Plaza de Paysandú.
Horacio, era Ingeniero Agrónomo de profesión, propietario del Establecimiento Agropecuario y Estancia Turística La Rábida en el departamento de San José, importador y criador de la raza Charolais, Presidente de la Federación Rural del Uruguay y Director de control lechero. Nacido el 25 de diciembre de 1922, hijo de Enrique Artagaveytia Arocena y María Elena Piñeyro Carve, hermano entre otros de Zelmira Artagaveytia Arocena, casada con Rafael Algorta Camusso, (Tataranieto de Diego Antonio López de Castilla y Cáceres, hno de la citada María Joaquina y doña María Bernarda). Nieto paterno de Manuel Artagaveytia Gómez y Maria Josefa Arocena Alfaro, y materno del Doctor en Derecho Luis María Roque Piñeyro del Campo, a quien un Hospital Geriátrico en el Barrio de La Unión rinde homenaje - y de Cora Bernardina Carve Urioste. Sobrino nieto paterno de Manuel Fermín Artagaveytia Gómez, miembro del partido político uruguayo Partido Blanco, diputado y rico hombre de negocios, a quien se le recuerda por su trágico final al ser uno de los tripulantes de primera clase que junto a Francisco y José Pedro Carrau perdía la vida a bordo del Titanic una fría noche el 14 de diciembre de 1912.

De la unión de Olga y Horacio nacen seis hijos: Olga, Verónica, Horacio, Guzmán, Rodrigo y Hernán.

Olga Artagaveytia Pardo-Santayana, nacida en Montevideo el 13 de agosto de 1952, en esta misma ciudad casó el 19 de diciembre de 1975 con Pedro José Algorta Sosa-Días, abogado de profesión, hijo de Don Ignacio Algorta Algorta, nacido en Montevideo el 5 de junio de 1916 y de doña Hortensia Manuela Sosa-Días Etchegaray. Nieto paterno de don Juan Vicente Lucio Algorta Camusso -Descendiente de Catalina Eusebia López de Castilla y Cáceres de Rojas y Pachón- nacido en Montevideo el 13 de diciembre de 1874, abogado, Diputado por el Departamento de Paysandú, ganadero, Presidente del Frigorífico Nacional, y de la Federación Rural del Uruguay, casado con su prima hermana doña Mercedes Marcelina Algorta Real de Azúa, nacida en Montevideo el 2 de junio de 1885. Nieto materno de don Reinaldo Sosa-Días Maderna y de María Esther Etchegaray Etchepareborda.

Padres de Agustina Algorta Artagaveytia, nacida en Montevideo el 27 de noviembre de 1977, casada con Rúben Marcelo Hogaldo Bezich, padres de Milenka Holgado Algorta; y de Paulina Algorta Artagaveytia, nacida el 24 de octubre de 1980, unida en matrimonio a Juan Martín Gamarra Etcheverry, nacido en Melo, Cerro Largo, el 23 de agosto de 1979, hijo de don Viterbo Gamarra Bonavoglia y de doña Cristina Etcheverry. Padres de Atahualpa Gamarra Algorta, nacido el 27 de marzo de 2009.

Verónica Artagaveytia Pardo-Santayana, nacida en Montevideo el 19 de septiembre de 1959, reconocida artista plástica, y empresaria, casada con Carlos José Oyarzábal. Padres de Josu Oyarzábal Artagaveytia, nacido el 6 de abril de 1990 y de Ona Oyarzábal Artagaveytia, el 14 de agosto de 1992.

Horacio Artagaveytia Pardo-Santayana, ganadero y empresario, miembro del Directorio de Movie Center y Senter S.A. Nacido el 1 de agosto de 1957, casado en primeras nupcias con Ma. Isabel Mutio Cerdeiras- padres de Valentina, Matías, Nicolás y Lucía Artagaveytia Mutio, y en segundas con la exitosa periodista y escritora Adela Dubra Estrada, descendiente de tradicionales familias uruguayas, hija de Carlos Eduardo Dubra Sowerby y Adela Elena Estrada Maschwitz. Nieta materna de don Carlos Alberto Estrada Casaravilla y de doña Adela Isabel Maschwitz Stewart, nacida el 22 de noviembre de 1915. Padres de Adela Artagaveytia Dubra

Guzmán Artagaveytia Pardo-Santayana, nacido en Montevideo el 16 de abril de 1959, ganadero y empresario gastronómico en su feudo de José Ignacio de fama internacional "La Huella". Unido en matrimonio en primeras nupcias con Elisa Von Ripka Kleiner, nacida en Alemania, hija de don Alexander Ripka Und Edler Von Röthlin y de doña María Kleiner. Padre de Maite Artagaveytia Von Ripka. El 7 de agosto de 1993 en José Ignacio se celebraron sus segundas nupcias con María Macarena Lanza Montero, hija de don Gonzalo Lanza Regalía y de Cristina Montero Ciardullo, nieto paterno de don Eduardo Diego Lanza Rubio y doña Marta Regalía Müller. Padres de Mateo Artzai Artagaveytia Lanza, nacido en Montevideo el 6 de enero de 1994, y de Violeta Artagaveytia Lanza, nacida en la misma ciudad el 5 de octubre de 1998.

Rodrigo Artagaveytia Pardo-Santayana, nacido en Montevideo el 14 de octubre de 1962, ingeniero agrónomo de profesión, 2do Secretario de la comisión directiva de la Sociedad de Criadores de Charolais del Uruguay, desde 1986 a 1988, luego Presidente y miembro titular de la comisión fiscal de la misma, desde 1996 a 1998. El 24 de marzo de 1990 contrajo matrimonio en la estancia familiar "La Rábida" en San José, con María Inés Guillemette Hughes, nacida el 15 de junio de 1963, hija de don Enrique Alfonso Guillemette Cranwell y de doña Hilda Hughes Delgado. Nieta paterna del Senador Nacional, Enrique Guillemette Méndez -(Descendiente de Eduardo Méndez-Caldeira Bedoya, quien a su vez era tío de Juan Pedro Méndez-Caldeira de la Torre, casado en 1879 con Edelmira Martínez Areta –hija del opulento hacendado Diego Julián Martínez Martínez Morliús y Edelmira Areta Arrúe), casado con Adelaida Cranwell Suárez. Nieta materna de don Conrado Hughes García-Lagos, Fundador del Estudio Jurídico Hughes & Hughes, miembro del Tribunal de Honor del Colegio de Abogados del Uruguay, Director del Instituto de Derecho Aeronáutico y del Espacio, Presidente de ARCO, Aerolíneas Colonia, Comendador de la Órden de O'Higgins de Chile,y de doña Hilda Delgado Brum.

Padres de: Felipe Artagaveytia Guillemette, nacido en Montevideo el 16 de julio de 1991; Facundo Artagaveytia Guillemette, el 31 de mayo e 1993; Manuela Artagaveytia Guillemette, nacida en Montevideo el 19 de agosto de 1994; y de Joaquín Artagaveytia Guillemette, nacido en la misma ciudad el 17 de junio de 1997.
Hernán Artagaveytia Pardo-Santayana, nacido en Montevideo el 31 de agosto de 1965.
Pablo Pardo-Santayana Canaveris, nace el 3 de enero de 1934, contrajo matrimonio en tres oportunidades, en primeras nupcias con Lía Raquel Willat Álvarez, hijo de Carlos Willat Brito y Berta Álvarez Santos -(quien por su lado materno desciende del Clan Susviela y de Máximo Santos, 13er Presidente Constitucional de Uruguay). Padres de Pablo Pardo-Santayana Willat. En segundas, toma estado con Christine de Von Bonstetten Thalmann, y fueron padres de Rodrigo Pardo-Santayana de Von Bonstetten; y en terceras con Elena Echavarría Helguera, cd.
El 25 de agosto de 1943, nacía Luis Ignacio "Nacho" Pardo-Santayana Canaveris, casado en primeras nupcias con Evelyn Tellería, unión de la cual nace Luis Sancho Pardo-Santayana Tellería, empresario al mando de la estancia "La Calera", histórico solar familiar fundado en 1887 en Tres Árboles, Paysandú, en sus inicios como establecimiento ganadero modelo, hoy en día, Estancia-Resort, siendo pionera en el turismo rural de la más alta calidad. Sancho, contrajo matrimonio con Jimena de Corral Etcheverry.
María de la Paz Joaquina Gutiérrez y Muxica, nacida en 1823, casó con Germán Costa.

José Manuel Ceferino del Corazón de Jesús Gutiérrez y Muxica, nacido en 1825, toma la mano en matrimonio en 1860 con Amabilia Machado de Haue.

Juana María Josefa de San Marcos Gutiérrez y Muxica, nacida en 1828, casó en 1847 con Lucio da Costa Guimaraes.

Francisca Adelina Matilde Gutiérrez y Muxica, nacida en 1830, casado en 1876 con Isidro Fynn Bardier, viudo de su hermana Bernardina.

Guillermo Gutiérrez y Muxica, nacido en 1836, tomó la mano en matrimonio en 1862 de Carmen Fynn Bardier, hija de John Fynn Patterson y María Magdalena Bardier García.

Guillermo y Carmen fueron padres de:

Guillermo Gutierrez Fynn.

Salvador Gutiérrez Fynn.

Dionicia Adela Gutiérrez Fynn.

José Luis María Dámaso Gutiérrez Fynn, casado con Victorina Cristina Sánchez Salinas -(hija de Salvador Cristóbal Sánchez Montes y Narcisa Salinas Pinazo).
Padres de:

María Victorina Dominga Gutiérrez-Fynn Sánchez, nacida en Las Piedras el 4 de agosto de 1908, bautizada en la Capilla de San Isidro Labrador, Las Piedras, el 30 de agosto del mismo año.
María Margarita Piedad Gutierrez-Fynn Sánchez, nacida en Montevideo el 11 de abril de 1911, recibiendo los óleos bautismales el 22 de abril de 1911 en la Iglesia del Cordón.
Bernardina Gutiérrez Fynn, casada con Leopoldino Saturnino Bayarres, padres de Guillermo Leopoldo Bayarres Gutiérrez Fynn, nacido el 27 de mayo de 1914, y María Margarita Bayarres Gutiérrez Fynn, nacida en 1922.

Bernardina Micaela Lorenza Gutiérrez y Muxica, nacida en Montevideo el 8 de mayo de 1838, recibiendo los óleos baustismales en la pila de la Iglesia Matriz de Montevideo el 12 de diciembre de 1838 de la mano del Cura Rector, don Santiago Estrázulas y Lamas. Siendo sus padrinos de bautismo el 1.° Presidente del Estado Oriental del Uruguay, el Gral. don Fructuoso Rivera y su mujer Bernardina Fragoso de Rivera. Su casamiento quedó registrado en 1862 con Isidro Fynn Bardier, destacado hombre de negocios e integrante de la Sociedad Fundadora del Pueblo Ferrocarril, hoy Villa Colón, a quien una calle de ese barrio recuerda. Hijo de John Fynn Patterson y María Magdalena Bardier García, por ende hermano de la citada Carmen Fynn Bardier, casada con Guillermo Gutiérrez y Mujica.

De esta unión nacen:

María Lorenza Fynn Gutiérrez, mujer de Alfredo Horne Lavalle, -(Hijo de Carlos Ridgeley Horne y Mercedes Lavalle y González-Bordallo). Padres de Alfredo, Lorenza, María Bernardina, y María Marta Rosa Horne Fynn.

Adela Fynn Gutiérrez, nacida en 1866, casada con Jorge Eduardo Maschwitz Horne. Padres de Adela Clara Maschwitz Fynn; María Adela Maschwitz Fynn; y de Jorge Eduardo Maschwitz Fynn, nacido en 1892, unido en matrimonio con Matilde Victoria Stewart Mc Lean, (hija de Duncan Stewart y Garcia Wich e Isabel Mac Lean Platero).

De esta unión nace Gladys Maschwitz Stewart; Eduardo Maschwitz Stewart; y de Adela Isabel Maschwitz Stewart, casada con Alberto Carlos Estrada Casaravilla.

Adela y Alberto fueron padres de:

Andrés Agustín José Estrada Maschwitz, nacido en Montevideo el 1 de marzo de 1943.
Adela Elena Matilde Estrada Maschwitz, nacida en Montevideo el 25 de mayo de 1945, quien entregó su mano en matrimonio a Carlos Eduardo Dubra Sowerby, siendo padres de Juan Manuel Dubra Estrada, nacido en Montevideo el 15 de marzo de 1972 y de la ya citada Adela Dubra Estrada, nacida el 4 de diciembre de 1974, casada en primeras nupcias con Juan José Zumarán Graña, (hijo de Ricardo Zumarán Ortíz de Taranco y Elena María Graña Amézaga), naciendo de esta unión Juan Ignacio Zumarán Dubra, y en segundas nupcias con Horacio Artagaveytia Pardo-Santayana -(descendiente de doña María Joaquina López de Castilla y Cáceres de Muxica y Zubeldía), padres de Adela Artagaveytia Dubra.
Margarita Matilde Carola Estrada Maschwitz, nacida en Montevideo el 26 de agosto de 1949.
Casada con Agustín de Urtubey Arteaga, hijo de Julio Ernesto Agustín de Urtubey Armendáriz, casado con Sara de Arteaga Sienra, hija de Oscar de Arteaga Gómez, -descendiente del clan Gómez-, corredor de Bolsa, casado en 1906 con Sara Sienra Arias. Nieto paterno de Agustín de Urtubey Oribe casado con Sara Armendáriz y sobrino nieto de María Isidora de Urtubey Oribe, nacida el 21 de septiembre de 1864, unida en matrimonio en 1882 a su primo Francisco de Viana y Oribe, padres de Olga de Viana Urtubey, casada con Guillermo García Gil, descendiente de Juana María Arrúe López de Castilla de García Susviela y ésta de doña María Bernarda López de Castilla y Cáceres de Arrúe y Arrién
Isidro Pedro Fynn Gutiérrez, quien forma otro enlace patricio al tomar la mano en matrimonio de la señorita Valentina Butler Basañez-(hija de Ruperto Butler de las Carreras y Valentina Basañez Illa, nieta paterna de Tomás Butler Murphy y Rosa Luciana de las Carreras Chopitea, y materna de Tomás Francisco Basañez y Juana Illa y Viamonte). Padres de Valentina Fynn Butler, nacida en Montevideo el 28 de noviembre de 1897, casada en Montevideo en 1921 con Francisco Ameglio Aguerreberry, médico, nacido el 8 de enero de 1895. Hermano de Miguel Ameglio Aguerreberry, casado con Clara Young Rose, padres de Francisco Ameglio Young, nacido en Montevideo el 19 de noviembre de 1923, casado con Olga Beatríz Rodríguez-Ilarraz Bonomi, abuelos de Miguel Ameglio Rodríguez-Ilarráz, marido de Julia Elena Bonino Gerona, descendiente de doña María Bernarda López de Castilla y Cáceres de Arrúe y Arrién.
Del matrimonio de Valentina y Francisco nacen cuatro hijos:

Valentina Ameglio Fynn, nacida en Montevideo el 25 de octubre de 1922, bautizada el 31 de octubre del mismo año.
Casada con Alberto Bernardo Fernández Goyechea, abogado, estanciero y directivo entre tantas otras empresas de FNC. Nacido en Montevideo el 23 de mayo de 1917, siendo hijo de Elbio Fernandez Algorta y Josefina Goyechea Piñeyro Del Campo. Nieto del Dr. Elbio Fernández, abogado y magistrado, uno de los fundadores de la Sociedad de Amigos de la Educación Popular, casado con Dolores Algorta Villa de Moros. Sobrino nieto entre otros de Enrique Algorta Villa de Moros, marido de Rosa Camusso Estavillo, descendiente de Catalina Eusebia López de Castilla y Cáceres de Rojas y Pachón.
Alberto y Valentina fueron padres de Valentina Fernández Ameglio, mujer de Willy O`Brien Artagaveytia; Elbio Fernández Ameglio, casado con Mercedes Danvila Whitaker; Alberto Fernández Ameglio, marido de Beatriz Lerena Herrera; Daniel Fernández Ameglio, casó con Cristina Dánvila Whitaker; Martín Fernández Ameglio, quien formó su hogar con María Adelina Bolo Bolaño, Horacio Fernández Ameglio, casado con Jacinta Seré, María José Fernández Ameglio, mujer de Gonzalo Secco; Marcela Fernández Ameglio, casada con David Stirling y Guzmán Fernández Ameglio

Rosina Ameglio Fynn, nacida en Montevideo el 5 de marzo de 1936, casada con Federico O'Neill Hamilton, hijo de Hugo O'Neill Guerra y Emma Hamilton Illa. Los hijos del matrimonio O'Neill Ameglio se llamaron Rosina, casada con Marcelo Buquet, Federico, Juan Martín y Alejandro O'Neill Ameglio.

Francisco Ameglio Fynn, nacido en Montevideo el 12 de feberero de 1928, ingeniero de profesión, fue Gerente General de Fábricas Nacionales de Cervezas y gran responsable de su modernización.
Casado con Giovanna María Patella Marocco, nacida en Italia el 1 de marzo de 1929. Padres de Mateo Maria Luigio Ameglio Patella, nacido en Montevideo el 6 de junio de 1959 y Benedetta Maria Ameglio Patella, el 12 de julio de 1961.
Elina Ameglio Fynn, nacida en Montevideo el 10 de enero de 1925, siendo bautizada el 15 de enero de ese mismo mes.
Elina projujo otro entronque patricio al entregar su mano en matrimonio a Pedro "Pacaco" Capurro Etchegaray, médico, nacido en Montevideo el 11 de enero de 1912, siendo hijo de Haroldo Capurro Ruano -del Clan Castro- y Élida Etchegaray Etchepareborda.
Pacaco y Elina fueron padres de María Elina Capurro Ameglio, casada con Carlos Deus; Virginia Capurro Ameglio, mujer de Miguel Pantazoglu Pareja -(Descendiente de Clementina Areta Arrúe de Pareja); Pedro "Pepo" Capurro Ameglio, casado con Raquel de Souza; Adriana Capurro Ameglio, mujer de Guillermo Rafael Pérez Puig; y de Moira Capurro Ameglio, unida en matrimonio a Paul Schurmann.







Post construido en base al estudio de Serafín Becerra Martín,"El Dr. Juan Gutiérrez Moreno, un ilustre cueveño en Uruguay", y a la excelente investigación sobre la descedencia de Horacio Artagaveytia Piñeyro y Olga Pardo Santayana Canaveris realizada por el historiador y genealogísta Gustavo Dutrenit Montaño en "Los Lorente en el Río de la Plata".

Bibliografía:
Génesis de la Familia Uruguaya. Dr. Juan Alejandro Apolant.
El Libro de los Linajes, Ricardo Goldaracena
Antepasados de familias uruguayas. Rev Inst. Estud. Genealog. (Uruguay) 1992; Ricardo Goldaracena
Derrotero para una historia del arte en el Uruguay. Tomo III, Primera parte, Los primitivos. W. Laroche
Diccionario Uruguayo de Biografías 1810-1940. de Fernández Saldaña

sitios web:
http://www.histarmar.com.ar/AcademiaUruguaya
http://viajes.elpais.com.uy

Recopilación y armado

Diego Castro Arrúe






viernes, 30 de septiembre de 2016

"La familia Cordero y su legado en San Fernando"


"Doña Petrona Cordero Villegas de Stunz Arrién"



El primer miembro de esta importante familia, tan estrechamente vinculada a la historia de San Fernando, fue Fernando María Cordero de Mendoza, un español nacido en Cádiz, el 3 de junio de 1789, que al graduarse de médico más de veinte años después, emigró al Río de la Plata, en busca de mejores horizontes.

En Buenos Aires, se vivían tiempos de agitación a raíz de los sucesos de mayo. El imperio de España comenzaba a desmembrarse y la situación se complicaba para los peninsulares.

Cordero ejerció su profesión durante un tiempo en la capital virreinal y cuando el 25 de mayo de 1810 se produjo la revolución, se plegó a las fuerzas partidarias de la Primera Junta, enrolándose como cirujano en el Ejército del Norte que a las órdenes de Castelli y González Balcarce, marchó al Alto Perú.

Finalizada la campaña, Cordero se radicó en Montevideo y el 28 de junio de 1815 formó un hogar patricio tomando la mano en matrimonio de doña María de los Ángeles Arrúe López de Castilla. Su suegro se llamó José Antonio Arrúe de Ipenza, quién según el historiador Huáscar Parrallada, estaba afincado en la banda oriental a mediados del siglo XVIII, en base a la escritura fechada el 11 de setiembre de 1789, era hijo de Don Martín Arrúe Olaso Irazusta y Doña Ana Francisca de Ipenza Campos de Arteaga. Consta que éste vasco, le compró al Capitán de Milicias y rico hacendado, don Fernando Martínez Alonso de la Peña -quien luego se convertiría en familia de los Arrúe, al casarse dos nietos suyos con dos nietas de José Antonio-, una estancia en el Paso del Durazno, situada en la hoy Santa Bernardina, entre los arroyos Villasboas y Texera, desde sus nacientes hasta sus desagües en el Yi. Su fidelidad a la Corona le valió ser catalogado como "un mal europeo y peor americano", lo que conllevó al despojo de sus tierras, las cuales comprendían entre otras a la histórica estancia "Azotea de Arrúe", donde el General Artigas y sus tropas se alojaron y el 25 de noviembre de 1813, firmó con los delegados de Manuel de Sarratea, el "Pacto del Yi", en el cual Artigas, quedaba designado como Jefe del Ejército Oriental. Trenzada en pleitos se vio a la casa Arrúe, para recuperar el resto de sus tierras en el departamento de Colonia, lo mismo quedó documentado en el padrón de Durazno de 1834, de donde se extraen las primeras noticias de repartos de tierras en los campos de Arrúe, los cuales eran un hervidero de poseedores y donatarios artiguistas, contra los herederos que luchaban por recuperar el patrimonio familiar del cual habían sido despojados, logrando al fin desalojar a los ocupantes, gracias a la jerarquía de la cual gozaba la familia.

La madre de la contrayente fue Doña María Bernarda López de Castilla y Cáceres, matriarca de las estirpes patricias Arrúe–Arrién en el Río de la Plata, era criolla de abolengo hispano por su enraizamiento a la dinastía real, fue la penúltima hija del andaluz, Juan López de Castilla y Rojas Calderón, nacido en Villa de Campillo en 1726. Este varón de la casa de Castilla, hijo de Andrés López de Castilla, -con señorío y marquesado en Huelva-Andalucía y de María Catalina de Rojas y Calderón, vino a América en 1756, integrando el cuerpo de los Reales Ejércitos, de donde pidió su retiro en 1768, para dedicarse a las tareas rurales. Según los registros, en el año 1764 había comprado una chacra, en 1772 recibe un solar urbano, en 1775 escritura la compra de otra chacra sobre el Miguelete, a la que años más tarde añade la adquisición de otra contigua. Sobre el Pintado compra dos estancias en 1776, debiéndose agregar la adquisición de otra estancia entre los arroyos de la Cruz y Pintado, con cabezas de ganado, caballos, ranchos, corrales y utensilios.

Del matrimonio Cordero Arrúe, nació en 1822 un niño al que llamaron Fernando Cruz.

El Dr. Fernando María Cordero instaló su consultorio en la capital oriental, ejerciendo además, en distintos nosocomios y lazaretos de aquel lado del Plata. Cuando estalló la guerra con el Brasil, el valiente andaluz volvió a ofrecer sus servicios, enrolándose como médico cirujano en el ejército del general Alvear, donde se desempeñó brillantemente hasta que el alto mando lo destinó como Cirujano Mayor de la escuadra de Brown en la famosa goleta "La Pepa", la misma que en 1827 combatió en la batalla de Juncal, en que la escuadra argentina venció a la imperial del Brasil. Sin embargo, a causa de su mala salud, se lo dio de baja y pasó a retiro, aún cuando insistió vehementemente en permanecer en su puesto.
Finalizado el conflicto con la completa victoria argentina, que acarreó para el Brasil la pérdida total de la Banda Oriental y su dominio sobre las aguas del Plata y el Uruguay, el Dr. Fernando María Cordero se trasladó con su familia a Buenos Aires para continuar ejerciendo su profesión en forma particular y en varios lazaretos porteños. El 17 de mayo de 1830, el gobierno lo nombró médico de Policía de la provincia, cargo que desempeñó eficazmente hasta después de la batalla de Caseros. Manuel Bilbao reproduce en su Vindicación y Memoria de don Antonino Reyes(Ediciones El Elefante Blanco, Buenos Aires, 1998, p. 169) una nota del Dr. Fernando María Cordero fechada el 17 de abril de 1848, en la que, cumpliendo tales funciones, eleva un informe sobre el preso Domingo Correa, puesto a disposición de la justicia por una serie de hechos delictivos.

Cordero regresó a Montevideo y al cabo de siete años falleció, el 18 de octubre de 1859, dejando a su familia en buena posición económica. Su hijo, Fernando Cruz Cordero Arrúe, nacido en la capital uruguaya en 1822, cursó sus estudios primarios en la Banda Oriental, completando el secundario en Buenos Aires. Posteriormente ingresó en la Universidad para estudiar Leyes, recibiéndose de abogado en 1843. Fue un jurisconsulto notable, especializado en Derecho Penal. Su tesis "Abolición de las penas arbitrarias en defecto de plena prueba contra el acusado", fue publicada en 1845, convirtiéndose en fuente de consulta de estudiantes y especialistas.

Cordero Arrúe fue miembro destacado de la Legislatura de la Provincia y de la Masonería argentina a la que ingresó en 1856, siendo uno de los miembros fundadores de la Logia Unión del Plata no.1, donde se desempeñó como Gran Secretario hasta 1861. Sin embargo, su verdadera pasión fue la música, en especial los estudios de guitarra, instrumento que llegó a dominar de manera magistral. Se lo recuerda como un excelente intérprete, que maravilló a su auditorio con conciertos de variado repertorio. Discípulo del profesor Massini, al cabo de un tiempo se convirtió en maestro también, siendo muy bien considerado como ejecutor, tanto en el Río de la Plata como en Europa, hasta tal punto que llegó a tocar para la reina Victoria y ésta le regaló una guitarra con su nombre incrustado en nácar. También compuso, escribió un método para aprender guitarra y un texto titulado “Discurso sobre la música” que se supone es una refutación de las afirmaciones de Alberdi sobre dicho instrumento, publicando varios de sus estudios que serían, utilizados para el aprendizaje de futuros ejecutantes.

El Dr. Fernando Cruz Cordero Arrúe se casó en Buenos Aires con doña Petrona Villegas Cascallares, bautizada en la ciudad de Buenos Aires el 24 de octubre de 1824, dama de notable y distinguido abolengo patrio, era hija de Don José Justo Cayetano Villegas Ruiz-Gamiz y Salomé Cascallares Blanco, matrimonio donante de las tierras para la fundación de San Justo, cabecera del distrito de La Matanza, don Justo Villegas, fue Comandante de Milicias y Legislador de Buenos Aires, rico estanciero del Partido de la Matanza, nacido en 1786 en Buenos Aires. Hijo del Coronel de las Reales Fuerzas del Perú D. Francisco Gutiérrez de Villegas y de Da. María Ruiz de Gamiz. Amigo y gran admirador de Juan Manuel de Rosas. Fallecido el 20 de noviembre de 1850, no pudo participar personalmente del acta de donación de sus tierras, sin embargo, doña Salomé, fue partícipe de aquella donación ya que ella falleció el 23 de marzo de 1862. El matrimonio Villegas Cascallares, no solo donó los terrenos para la instalación del pueblo, también donaron los terrenos para la construcción de la hoy Catedral de San Justo, más la suma de 20 mil pesos de la época.
Doña Petrona tuvo nueve hermanos, quedando mayor regitro de tres de ellos:

Justo Tomás Villegas Cascallares, quien casó con Corina de Oromí Saavedra-(Hija de Juan Rafael de Oromí Lasala y Dominga Saavedra Otálora, a su vez nieta de Ramón Miguel de Oromí Martiller e Indalecia Agustina Juana Martina Lasala Fernández-Larrazábal -señorita del más rancio abolengo hispano criollo -hermana de Martín Lasala Fernández-Larrazábal -padre del Coronel Francisco Lasala Oribe y abuelo de Ángela Lasala Furriol, casada con Adolfo Areta Arrúe, y de María Eusebia Lasala Furriol, unida en matrimonio a Juan Francisco Gowland de Acevedo -Padres entre otros de Hortensia Virginia Gowland Lasala, quien entregó su mano en matrimonio a Alberto Arrúe Areta, de quienes nace el linaje Arrúe Gowland). Justo Tomás Villegas Cascallares y Corina de Oromí Saavedra fueron padres de Justo Villegas Oromí.

Pilar Villegas Cascallares, mujer de Félix Cantalicio Rodríguez Bermúdez –Hija de este matrimonio fue Dolores Paulina Rodríguez Villegas –Ascendente entre otros de los Galup-Lanús Gándara y Bolton Galup-Lanús.

Ángela Villegas Cascallares, Presidenta de la Sociedad de Beneficencia de la Capital entre 1880-1881, unida en matrimonio a Alfredo Lahitte Bonavía, Abogado asesor de la Sociedad de Beneficencia de la Capital, nacido el 20 de marzo de 1832–(Hijo de Eduardo José María de Lahitte de Elía y María Cipriana Eusebia de la Victoria Bonavía Obes, hermano de Cipriana Lahitte Bonavía, casada con el Presidente Luis Sáenz Peña, padres de Roque Sáenz Peña, abogado y político argentino, combatiente voluntario del ejército del Perú en la Guerra del Pacífico y Presidente de la Nación Argentina entre 1910 y 1914. Nieto del conde Luis Antonio de Ducós de Lahitte y Brezé, y de María Toribia Aniceta de Elía García de Zúñiga). Padres de cuatro hijos, entre ellos Alfredo Lahitte Villegas, marido de Delia Márques Vidal; y Julia Ángela Lahitte Villegas, quien dio su mano en matrimonio a Adolfo Argerich Lahitte.
Cabe resaltar que fue sobrina de aquella acaudalada estanciera de nombre María Micaela Cascallares, a quien una localidad en el sur de la provincia de Buenos Aires recuerda, casada con Marcos Paz, gobernador de Córdoba y de Tucumán y vicepresidente de la Nación, y por ende prima hermana de Máximo Paz -perdón- Máximo Alejandro Paz Cascallares, hacendado y político argentino, que ejerció el cargo de gobernador de la provincia de Buenos Aires entre 1887 y 1890, y primo del ex Presidente de la Nación Argentina, Julio Argentino Roca Paz.
De la unión de Fernando Cuz y doña Petrona, nació en 1858 en Buenos Aires su primer hijo, el homónimo Fernando, que habría de incrementar con su actuación pública, el brillo de ambas familias. Posteriormente nacieron dos hijas, Petrona, que con el correr de los años desarrollaría junto a su madre una labor fructífera en el terreno de la beneficencia y Salomé Cordero Villegas, nacida el 23 de enero de 1838 y casada el 17 de mayo de 1881 con su pariente político, el afamado médico Juan Luis Zoilo Acuña Bosch, nacido en Buenos Aires el 27 de junio de 1852, misma ciudad donde obtuvo el título de médico en la Facultad de Medicina de la Universidad de dicha ciudad en 1876 con una tesis titulada La versión en dos casos de presentación de tronco observados en la clínica de partos. Tras recibirse prestó servicios en el Hospital de Niños. Durante la última rebelión jordanista sirvió en el cuerpo médico del ejército nacional en operaciones en la provincia de Entre Ríos y habiendo estallado la revolución de 1880 lo hace en el ejército nacional contra las tropas rebeldes de Buenos Aires. Fue elegido senador provincial en 1889, cargo que dejo para convertirse en ministro de Gobierno de la provincia en la administración de su pariente político Julio Costa Islas, quien fuera marido de Doña Agustina Paz Cascallares y padres de Susana Costa Paz, casada con el Senador Nacional e Intendente de La Matanza, Don Agustín Isaías de Elía Ocampo, padres de Agustín Pío de Elía Costa-Paz, marido de Leonor García-Calvo Estrada, descendiente de Juana María Arrúe López de Castilla de García Susviela. El Dr. Juan Luis Zoilo Acuña, ocupó el cargo de Ministro interino de Hacienda, diputado nacional (1894), médico del Departamento nacional del trabajo y de los tribunales, Director General de Escuelas y Vocal del Consejo General de Educación. Muere el 5 de noviembre de 1918.
Fernando Cordero Villegas cursó sus estudios en el Colegio Nacional de Buenos Aires, egresando en 1877 con el título de bachiller. Posteriormente estudió Derecho, incentivado quizás, por la figura de su padre. Sin embargo, la actividad política y las luchas cívicas fueron su fuerte y al cabo de un par de años, dejó la universidad para dedicarse de lleno a ellas. Fue miembro de la redacción del periódico "El Día" de La Plata, donde publicó interesantes artículos de la más variada temática, política y social la mayoría y a los 22 años fue designado comisario de Policía de la ciudad de Buenos Aires, durante el gobierno de sus familiares políticos, el general Julio Argentino Roca y la jefatura de don Máximo Paz.

Los Cordero poseían una importante quinta en San Fernando, en la calle Lavalle 40 de la antigua numeración, muy cerca de donde ya tenía la suya su abuelo Don José Justo Cayetano Villegas. Allí pasaron largas temporadas veraniegas en las que fue común escuchar al Dr. Fernando Cruz Cordero Arrúe interpretar piezas musicales con su guitarra. Y esa pasión fue heredada por su hijo Fernando que, andando el tiempo, destacaría también como notable guitarrista. La presencia de los Cordero en San Fernando se fue intensificando y de simples veraneantes porteños se convirtieron poco a poco, en vecinos caracterizados con residencia fija.

Don Fernando Cordero Villegas fue el caudillo sanfernandino por excelencia, cabecilla de una de sus principales facciones políticas. No hubo revolución o pronunciamiento cívico militar que no lo tuviera por principal protagonista. Una de las primeras funciones que desempeñó en San Fernando fue la de secretario de Culto e Instrucción Pública, cuando regía la comuna el presidente municipal José León Vela. Fue aquello, la plataforma que lo catapultó a lo más enardecido de las luchas políticas locales, convirtiéndolo en cabeza y líder de la Unión Cívica Nacional primero y del Partido Autonomista sanfernandino después.

Eran tiempos de esplendor para la familia Cordero. El caudillo podía considerarse "dueño del pueblo" y el "¡Viva Cordero!", fue el grito de guerra que sus partidarios lanzaron por las calles durante esos años, afirmando y confirmando su autoridad. Su carisma, su inteligencia y su verborragia fueron las mejores armas que utilizó, aunque no dudó, cuando lo fuera necesario en apostar pelotones de jinetes armados en los puntos estratégicos de la población, los días de elecciones.

Pero don Fernando se valió de otras tretas para acaparar adeptos. Diestro ejecutante de guitarra como su padre, organizó muchos de sus actos partidarios los mismos días en que lo hicieron sus adversarios, atrayendo a la concurrencia con magníficas interpretaciones. Se ha dicho que de esa forma, desbarató más de una asamblea opositora al restarle gente con su guitarra.

Cordero Villegas, fue quien dio un notable impulso a San Fernando. Fueron obra suya el primer afirmado público de la calle Constitución, la ampliación del radio de agua corriente y energía eléctrica, el primitivo trazado de la Plaza Mitre, la toma de posesión de las tierras ribereñas y un impecable manejo de los fondos. Durante su segundo gobierno, suprimió cuatro impuestos y una subvención, ahorrando a las arcas comunales la suma de $ 330 m/n; ordenó además, la rebaja de su sueldo y la de sus funcionarios; limitó a $ 70 m/n los montos para el forraje y creó la Comisión Popular de Fomento.

En 1896, durante el conflicto limítrofe con Chile, Cordero se incorporó al Ejército, marchando hacia el norte bajo las órdenes del general Folheriga, con el grado de teniente coronel. A su regreso, volvió a tomar el mando de las fuerzas autonomistas una tercera fuerza: el Club Comunal.

La trayectoria política de este caudillo, incluye su actuación como concejal municipal de San Fernando, en 1902; presidente del Honorable Concejo Deliberante en 1890, 1901 y 1904; vicepresidente primero en 1903, durante la gestión Bourdieu y presidente del Consejo Escolar, en años posteriores. En el orden provincial, fue varias veces diputado a la Legislatura bonaerense y senador provincial, trabajando desde esos puestos, por el progreso y desarrollo de nuestro partido. Sin embargo, la enumeración de sus cargos y obras no finaliza allí. Entre febrero y marzo de 1879 participó en la suscripción que Manuel Marciano Mases levantó en favor de doña Regina Bengochea; en 1886 integró la Comisión de Fiestas de Carnaval organizada por la Municipalidad y fue designado presidente honorario de la Sociedad Musical lo mismo que en 1889 lo fue del Club del Pueblo, desempeñando ese cargo con el de delegado a la Convención Provincial, junto a Carlos Z. Castro.

En junio de 1899 Cordero fue delegado del Partido Autonomista Nacional de San Fernando ante el Comité Central y en 1901 conformó la Comisión Honoraria del Club Atlético.

Durante todos esos años, Fernando Cordero vivió en su quinta de San Fernando junto a su mujer y su madre.

El solo nombre de don Fernando Cordero basta para dar brillo a cualquier linaje. Sin embargo, otros personajes de su familia destacaron notablemente en San Fernando, por la magnitud de sus obras. Su madre, doña Petrona Villegas de Cordero Arrúe, fue distinguida dama, cuya familia poseía un glorioso pasado que se remontaba a los tiempos mismos de las guerras de la Independencia y las luchas civiles.

Cuando se habla de la historia de la beneficencia en San Fernando el primer nombre que viene a la memoria, con justa razón, es el de doña Elvira Elizalde de Jacobé y su marido, el Dr. Martín Jacobé. Sin embargo, mucho antes, la gran benefactora del distrito fue precisamente, la madre de don Fernando, doña Petrona Villegas de Cordero fue presidenta de la Sociedad de Beneficencia de la Capital Federal entre 1872 y 1873 y 1877 y 1878. Dos años antes de su primera gestión, en 1870, concibió la idea de dotar a San Fernando de un hospital y en ese sentido, puso manos a la obra con ahínco, encontrando por momentos dura resistencia y por otros apoyo. Afortunadamente quien sí se entusiasmó plenamente fue el Dr. Vicente Gandulfo, con quien inició las primeras gestiones.

Doña Petrona dio forma a una comisión que inició las primeras negociaciones ante las autoridades municipales, con el objeto de conseguir un terreno. Esa comisión se abocaría de lleno también, a la tarea de reunir dinero y materiales administrando los fondos que ella misma había donado para poner en marcha el proyecto. Tiempo después, fundó la Sociedad de Auxilio a los Pobres de San Fernando, de la que fue su primera presidenta, iniciando desde allí una labor ímproba, en pos del necesitado. La integraban, Artemia Albarracín, Aurelia Sacriste de Cazón, Aurelia Castro de Martínez, Rosa L. de Ibáñez, María del Carmen Álzaga de López, Emma N. de Arredondo, Amalia V. de Zamudio, Josefa M. de Croza, el padre Cornelio Vázquez, don M. Santiago Albarracín, José Pacheco, Emilio Romano, Carlos Z. Castro, Juan N. Madero y el Dr. José María Cantilo. Uno de sus logros más importantes fue la adjudicación, por parte de la Municipalidad, de los terrenos destinados al futuro nosocomio, un predio que en ese entonces tenía 10.000 varas cuadradas de extensión. En 1893, la Sociedad Pro Auxilio a los Pobres fue absorbida por la Conferencia de Señoras de San Vicente de Paul, continuadora de las gestiones tendientes a concretar el proyecto del hospital, pasando la noble dama a integrar su comisión directiva, como una de sus principales dirigentes.

Otra de las preocupaciones que caracterizó a esta noble benefactora fue la educación infantil y en ese sentido sostuvo económicamente una escuela particular de niñas que funcionó durante mucho tiempo en una casa de altos ubicada en la intersección de las calles Constitución e Ituzaingo en la que, según refiere don Héctor Adolfo Cordero, se desempeñó como docente la legendaria María Tapié.

Petrona Villegas Cascallares de Cordero Arrúe, falleció el 28 de febrero de 1894, cuando las gestiones a las que había dado inicio en pro del hospital local, continuaban su marcha, bajo la inteligente dirección de Artemia Albarracín y de su propia hija, Petrona Cordero Villegas de Stunz. Sin embargo aquella emprendedora mujer fue partícipe de emprendimientos y obras de bien. En 1873 la señora de Cordero Arrúe, fue una de las contribuyentes mensuales que efectuaron aportes para el sostenimiento de la banda de música local. En el mes de abril del mismo año, hizo importantes aportes para la finalización de las obras del templo parroquial iniciadas por el padre Bernardo Repetto en 1870; en 1883, participó en la suscripción organizada para socorrer a los inundados del río Salado y en 1890 en la que se levantó para obsequiar un carruaje al Dr. Vicente Gandulfo, en agradecimiento a los servicios prestados a la comunidad.

Digna sucesora y continuadora de la obra de su madre, Petrona Cordero Villegas de Stunz, fue secretaria de la Comisión de Damas del Hospital de San Fernando durante la gestión de Artemia Albarracín donde trabajó activamente para concretar definitivamente la adjudicación de su terreno y el comienzo de las obras. El primero fue escriturado en 1901 pero de las 10.000 varas cuadradas adjudicadas inicialmente, sólo se recibieron 3000, en el mismo sitio donde anteriormente había estado el cementerio, sobre la calle Belgrano, a escasos metros de su intersección con la avenida Avellaneda. Sin embargo, la eficaz gestión de la comisión posibilitó la adquisición de nuevas tierras, hasta totalizar las 12.000 varas cuadradas actuales, lo que de por sí, constituyó todo un logro. Las obras de construcción comenzaron en 1906, época en la que Artemia Albarracín propuso perpetuar la memoria de doña Petrona bautizando con su nombre al futuro nosocomio.

El hospital fue inaugurado el 5 de marzo de 1911, asistiendo al solemne acto, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, general José Inocencio Arias; el internuncio apostólico, monseñor A. Locatelli; el cura párroco de San Fernando, padre Maximino Pérez; el intendente municipal Alfredo E. Rodríguez, el barón Antonio de Marchi, el señor Samuel Pearson Hale, altos funcionarios provinciales y numeroso público.

Petrona Cordero Villegas de Stunz Arrién, fue designada prosecretaria de la Comisión del Hospital desde 1911, desempeñando ese cargo durante la gestión de doña Angélica García Cortina de García Mansilla. Sin embargo, lo mismo que a su madre, San Fernando la recuerda por otras obras. En 1886 participó de la suscripción organizada para las fiestas de carnaval; el mismo año tomó parte en las reuniones que se realizaron en casa del señor Enrique Fynn, con el objeto de fundar la Sociedad Oriental de Socorros Mutuos, conjuntamente con Elvira Bustamante, Teresa Fynn, Estela Risso, Elsa María Fynn, Arminda Oneto y otros vecinos. Fue además integrante de la comisión directiva de la Conferencia de Señoras de San Vicente de Paul y en ese sentido, colaboró activamente junto a las señoritas integrantes del Taller de Aspirantes de la institución, en las fiestas de caridad que se llevaron a cabo en los salones de la Sociedad Italiana, en 1905.

El 22 de septiembre de 1923, siempre trabajando en pro del necesitado y el humilde, Petrona Cordero Villegas de Stunz fue una de las auspiciantes de la matinée a beneficio del Hospital, organizada en el Teatro "Politeama" de Buenos Aires, junto a María Teresa Quintana de Pearson Hale, Florentina Molina Salas de Madero, Celina Somellera de Jantus Baigorri, Hercilia Wilson Constatt de Arana, Elvira de Elizalde Leal de Jacobé Iraola, Celina Pearson de Piñero Sorondo y otras distinguidas damas de la alta sociedad porteñosanfernandina.

La obra representada en la oportunidad fue "La donna romántica". En 1927 Petrona Cordero Villeras de Stunz fue designada presidenta de la Comisión del Hospital de San Fernando, entidad de la que también fue secretaria y en 1929, tomó parte en el homenaje que el mencionado nosocomio organizó al Dr. Aquiles Ferrante, del que participaron también Fernanda Lastra de Terrero, Celina Somellera de Jantus, María Albarracín de Robledo, Emma Ferrante de Kay, María Luisa y María Cabo Montilla, Lina Kay, Ernesto Hogg, Mateo y Enrique Kay y el presbítero Rafael Cabo Montilla. El domingo 20 de marzo de 1931 se llevaron a cabo en San Fernando las Jornadas del Evangelio, patrocinadas por la comisión de damas de la Obra del Cardenal Ferrari, de la que Petrona Cordero de Stunz formó parte junto a María Mercedes Jacobé Elizalde de Cullen Crisol, Rosalina Berretta de Costa, María Luisa Cabo Montilla, Ercilia M. Muñoz Del Campo, Estela Stunz y otras distinguidas señoras de la localidad. En 1944 la comisión directiva del Hospital, que por entonces presidía doña Fernanda Lastra Quirno-Costa de Terrero Uriarte, designó a la señora Petrona Cordero Villegas de Stunz, presidenta honoraria, culminando de esa manera una trayectoria plagada de éxitos y buenas intenciones.

Pero si la actuación de la señora Cordero Villegas fue destacada, no lo fue menos la de su marido, don Hugo Enrique Francisco Stunz Arrién, hijo de otro Hugo Stunz, y Estela Arrién Bianqui, con el matrimonio de Petrona y Hugo, se determina la unión de los descendientes de los Linajes patricios Arrúe y Arrién, siendo ambos contrayentes bisnietos y por ende descendientes de Doña Bernarda López de Castilla y Cáceres.

Del matrimonio Stunz Arrién nacieron siete hijos de los cuales dos, el mencionado Hugo Enrique Francisco y Gonzalo Stunz Arrién, emigraron a la Argentina como consecuencia de su apoyo a los blancos, María Jesús, entregó su mano en matrimonio a Lisandro José Segura, también con distinguida descendencia en la vecina orilla, siendo ascendentes de las familias Segura Stunz; Segura Ezcurra; Drago Segura; Drago Windels; Aldanondo Drago; Jorba Drago; Poccard Drago; Braun Drago; Segura García-Vieyra; Segura Idoyaga; Segura Monneret de Villars Uriburu; Segura Justo; Centurión Segura; y Centurión Larivière. Los restantes en Uruguay.

Por su parte, Hugo Enrique Francisco Stunz Arrién, fue vocal del Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires, entre 1892 y 1894. Director del periódico "El Día" de La Plata y director general de Rentas, cargo este último para el que fue designado en diciembre de 1911. Su actuación en San Fernando no fue menos interesante. El 26 de agosto de 1905 fue elegido presidente del Consejo Escolar, cargo que ocupó hasta el 13 de febrero de 1906 cuando renunció junto al resto de los integrantes, en oposición a la Ley de Educación Común. Vale recordar que durante su mandato, el Consejo cedió una de sus habitaciones a la Asociación de Maestros de San Fernando (octubre de 1905) para que allí sesionase, dado que hasta entonces, lo hacía en dependencias del Club Fénix.

Dos años después de su renuncia, don Hugo Stunz fue designado vocal de la Comisión de Fiestas Patronales, participando además, en la suscripción levantada por la Comisión de Fiestas Julias y en todas las que se llevaron a cabo a partir de entonces, para conmemorar los eventos patrios. 1908 pareció ser un año intenso para Stunz ya que el comisionado municipal Carlos González Bonorino, lo designó miembro de la Comisión de Higiene junto a otros prestigiosos vecinos del partido. Al año siguiente fue candidato a consejero escolar por el Comité de Comercio de San Fernando y miembro de la comisión directiva del Hospital, de la que fue tesorero durante la presidencia de don Samuel Pearson Hale.

Stunz fue un benefactor en todo el sentido de la palabra, igual que lo fueron su suegra y su mujer. La Biblioteca y Museo Popular "Juan N. Madero", de la que era socio activo, fue una de las tantas instituciones que gozaron de su generosidad, figurando entre los donantes del terreno sobre el que hoy se alza su imponente edificio, uno de los más destacados y llamativos del distrito. En 1915 integró la Comisión de Fiestas Patronales junto al Dr. Manuel A. Zavaleta, el Dr. Martín Jacobé Iraola, Enrique Gómez Langenheim, Gabriel Barbará y Miguel D. Chafuén y al año siguiente actuó como escrutador de la Mesa Nº 3, junto al Dr. Arturo Reinecke. Fue también socio del Tiro Federal local, siendo frecuente su participación en numerosos concursos de tiro.

El jueves 21 de mayo de 1918, una comisión de vecinos especialmente designada, se hizo cargo del Hogar San Justo, edificado sobre un terreno donado por Mariana Villegas Cascallares, en memoria de su padre, don José Justo Villegas Ruiz-Gamiz, con el propósito de socorrer a los niños menesterosos del distrito. Integraban la misma el cura párroco Maximino Pérez, don Pedro Tamagni, Nicolás E. Ambrosoni, el juez de Menores Antonio Fogliarino y don Hugo Stunz.

En 1920 Stunz asistió al homenaje organizado a Carlos Cúneo, con motivo de su intervención en el asunto del pago del Camino del Norte y al que se le dispensó a Delfín Huergo en el mes de mayo del mismo año tras su retiro del Banco Nación. En enero del año siguiente, fue designado vocal de la Comisión del Homenaje al Centenario del General Bartolomé Mitre presidida por el escribano José M. Sasso; en 1923 integró la Comisión de Fiestas Mayas y en 1931, la de Fiestas Patronales que encabezó don Antonio Bloise.

Los Stunz Cordero tuvieron una magnífica quinta en el predio delimitado por las calles Tres de Febrero, Gral. Pinto, Lavalle e Ituzaingó, bella propiedad rodeada de magníficos parques y arboleda que fue punto de encuentro social de la alta sociedad.

Según cuenta Enrique Burone Risso en Las viejas quintas de San Fernando, la entrada principal se hallaba sobre la calle Tres de Febrero y el frente lucía como ornatos, motivos barrocos con molduras en diversos colores, destacando particularmente una fecha: 1837, el año de su edificación. Agrega este autor, que en sus amplias cocheras se guardaban los carruajes y se cuidaba la caballada para el deporte de equitación, del que la familia fue afecta y recuerda las cabalgatas que la juventud sanfernandina emprendía en las tardes de fin de semana, desde la quinta hasta la propiedad de los Frías, en Punta Chica.

En San Fernando, el linaje de los Cordero se prolongó en los hijos de aquel matrimonio, a saberse, Hugo, Fernando Víctor y Estela Stunz Cordero, quienes asistieron como alumnos a la Escuela Nº 3, tomaron parte activa en la vida social de la localidad desde su adolescencia.

Fernando Víctor Stunz Cordero, propietario de uno de los primeros automotores que circularon por la ciudad, y su pasión por los deportes náuticos despertó en él desde temprana edad, destacando en los mismos, como socio de los clubes San Fernando y El Progreso. Fue propietario del yacht “Acajonos” con el que participó en varias regatas y efectuó paseos por las islas y el Río de la Plata.

Fue uno de los organizadores de la Fiesta del Estudiante que se llevó a cabo en el Teatro "Tamagni", el 8 de octubre de 1925, en la que trabajó con Enrique y Alejandro Burone Risso, Gabriel Barbará, Alvar Daniel Alberti, Abel Gómez Langenheim, Héctor Giménez Fynn, Clemente Olivera (h), José Mutio, Antonio Vázquez, Isidoro Gálvez, Aldo Alberti y Francisco Vázquez (h). También integró la comisión organizadora del festival artístico ­literario a beneficio de la sección náutica del Club El Progreso, junto a otros jóvenes de la sociedad local y durante las elecciones de 1931, se desempeñó como escrutador. En 1934 se enroló en las filas del ejército paraguayo, para combatir en la guerra del Gran Chaco contra las fuerzas bolivianas, regresando al país como héroe de guerra en 1936.

Radicado en Buenos Aires, falleció joven, el 9 de junio de 1944. Su hermana, Estela Stunz Cordero, integrante de la comisión de damas de la Obra Cardenal Ferrari, fue una de las organizadoras de la matinée que a beneficio de los pobres de San Fernando, puso en escena la obra “El amor que pasa”, el 6 de mayo de 1923. Hugo Francisco Stunz Cordero, nacido el 16 de junio de 1899 en San Fernando, provincia de Buenos Aires, donde se habían afincado los Cordero. Se recibió de ingeniero civil en Buenos Aires, luego se radicó en La Plata y sucedió a su padre en la dirección del periódico "El Día", dándole el impulso decisivo que lo llevó a ser el número uno en la provincia y lo colocó en la primera línea de los grandes diarios del país. Pese a ello, fue asiduo concurrente a fiestas y reuniones sociales en San Fernando, destacando su presencia en los aniversarios del hospital que ostenta merecidamente el nombre de su abuela.

Hugo Francisco Stunz Cordero

A mediados de siglo interrumpe su función frente a la dirección del periódico familiar para ir a trabajar a la BBC. Estando en Europa, este distinguido remero y atleta, fiel a su pasión por navegar compra un nuevo velero, al que llamó “Achernar”, que después de vendérselo a un brasileño pasó a manos de la Armada Uruguaya. Su proa está en exposición a la entrada del museo naval en Pocitos. Antes había sido propietario del doble proa "Fram" con fondeadero en La Plata y con el cual realizó numerosos cruceros a través del Estuario hasta Punta del Este.

El «Achernar» izando su empavesado el 9 de Julio, en Marstrand, Suecia.

El Achernar fue llamado a tener una rica historia desde su concepción, antes y después de convertirse en el Velero Nacional de Uruguay "Alférez Cámpora".

"Había sido construido en 1934 en Holanda por el astillero G. de Vries Lentsch. Con un peso de 35 toneladas, casco de acero, aparejo de queche, 14,75 m. de eslora, 4,20 m. de manga y cala 2,40 m. De refinada construcción, el "Achernar" fue dibujado y construido con el propósito de navegar por las islas del Pacífico. Casillería en madera de teca, buenos herrajes, estilizadas terminaciones, alta capacidad técnica basada en la experiencia de su autor cuyas condiciones fueron oportunamente apreciadas en los centros de yachting europeo. Las comodidades de su interior así como el aspecto del mismo visto de perfil permitían apreciar en conjunto la importancia de este nuevo yacht, digno de la travesía que se alistaba a recorrer y del destino que le esperaba. El «Achernar» una vez realizada su adquisición fue equipado como correspondía para la navegación que emprendería hasta Sud América y partió de Holanda el 18 de abril con destino a Ramsgate Inglaterra, cruzando el Canal de la Mancha, con el objeto de complementar algunos accesorios entre ellos la instalación de una estación de radio, receptora y transmisora, recorrer la máquina de fabricación inglesa, cementar el tanque de 2.000 litros para agua dulce y regular los cronómetros...".

El aficionado Hans Biorklund, miembro del Real Yacht Club de Suecia / Fernando Stunz Cordero sonríe satisfecho ante la perspectiva de un exquisito desayuno a base de peces voladores fritos / Un detalle de la maniobra en que puede apreciarse la gallardía con que el veterano marinero Vicente Mallol lleva, sus 67 años de edad. / El capitán, Hugo F. Stunz Cordero, en el momento de abandonar Madeira. / Oscar A. Marino entregado a la confección de una filástica destinada a proteger las velas de los obenques de acero / Michel Le Corre, bretón, marinero y pescador emérito.
De Izq. a Der. A la altura de Cabo San Vicente, viento fuerte, en popa y con rizos / En la región ecuatorial, Cumulo-nimbus / Distintas imágenes del viaje / En la última imagen, en el margen inferior derecho El personal  del Diario «El Día» de la Plata, en pleno da la bienvenida a su Director el Sr. Hugo Stunz Cordero, propietario y capitán del «Achernar».

"...Desde Istad, el «Achernar» se dirigió a Copenhagen-Dinamarca, luego a la isla de Huen, después a Marstrand y de allí por el Skagerrack, cruzando el Mar del Norte en un trayecto de 548 millas regresó a Ramsgate, pasando luego a Plymouth, El 29 Julio pasado a las 5.50 horas provisto de agua de consumo para 120 días y provisiones para 7 semanas, tripulado por su capitán el ingeniero Stunz Cordero, su hermano Fernando, su cuñado Hans Bjorklund, el Dr. Oscar Marino abogado argentino que se hallaba en Europa en viaje de estudio profesional y dos tripulantes Vicente Mayor, Valenciano, buen marinero y Miguel Le Corre, bretón, pescador de mar afuera, frecuentador del banco de Terranova en ejercicio de su profesión y hábil maniobrista velero. En Madeira embarcó después al marinero Avelino Ferreyra que deseaba trabajar en el Río de la Plata..."

El capitán Hugo F. Stunz Cordero, sonríe satisfecho al terminar su crucero, uno de los yachtsman más distinguidos de su época.


Pero el "Achernar" no conforme con surcar las aguas del pacífico, la travesía desde Holanda al Río de la Plata, circunnavegar el continente y disfrutar del respeto en estas aguas, quería despedirse de su capitán con gloria. En diciembre de 1939, mientras se encontraba amarrado en el Club de Regatas de La Plata, el Río de la Plata sería escenario de una feroz batalla entre el mítico acorazado alemán Graf Spee y sus enemigos británicos y así, sin más el Director y propietario del Diario "El Día" al mando del Achernar se interna en el río rumbo a Montevideo junto a un colaborador para registrar la que sería la única Batalla de la Segunda Guerra Mundial ocurrida en nuestras costas. Al llegar frente a nuestro puerto ancló esperando la salida obligatoria del barco alemán por pedido de las autoridades uruguayas. Al salir el acorazado del puerto el capitán Stunz se fue acercando hasta llegar a unos 250 metros de el, que a esa altura ya había sido alcanzado por la flota de guerra de los aliados y estaba siendo volado. Entre el humo del petroleo y el combustible ardiendo se fue abriendo paso el Achernar para documentar el suceso y tomar mejores fotografías de ese histórico suceso que se reflejarían en la edición del 18 de diciembre de 1939 del Diario El Día, mostrando el acorazado "Admiral Graf Spee" ardiendo y hundiéndose lentamente, imagen que recorrió el mundo y se convirtió en uno de los testimonio documentales de mayor valor de ese episodio histórico.

Foto tomada por Roberto Dascaño para "El Día" desde el Achernar, refleja el momento exacto en que el acorazado empieza a arder.

A lo grande y con su nombre en todos los diarios del mundo se despidió el Achernar de su capitán para vivir nuevas experiencias, pescó tiburones en el Atlántico, ganó varias regatas, pero a mediados de la década del 50 la Armada Nacional del Uruguay viendo el barco de raza que era consideró darle un destino más emocionante y rebautizado con el nombre de "Alférez Cámpora" partió en una travesía de 1046 días y el 16 de diciembre de 1962 tres jóvenes oficiales de la Armada se transformaron en los primeros uruguayos en completar la vuelta al mundo en el velero Alférez Cámpora, luego de recorrer más de 60.000 kilómetros en dos años, diez meses y 16 días.

El "Alférez Cámpora" y sus tres tripulantes

La proa del Alférez Cámpora que se exhibe en la entrada del Museo Naval del Buceo. Foto: F. Ponzetto

Sello postal emitido por el Correo Uruguayo en homenaje al "Alférez Cámpora"

El 23 de mayo de 1929, queda registrado el primer matrimonio de Hugo Francisco con Isabel María Orphant Young, naciendo de esta unión Isabel Stunz Orphant, quien el 2 de abril de 1959 entrega su mano en matrimonio a Jorge Eduardo Fascetto, nacido el 26 de diciembre de 1932, Ingeniero Civil y quien fuera desde 2009 Fundador y Presidente del Diario Popular de Buenos Aires. Anteriormente Presidente de El Día de La Plata, Diario perteneciente a la familia de su mujer. También presidió el Instituto de Prensa Internacional (IPI), fue vicepresidente de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas y de la Asociación de Diarios del Interior de Argentina, y Ex director de la Agencia Noticias Argentinas.
La familia Fascetto Stunz no solo ha logrado mantener el holding en comunicaciones heredado de sus mayores, si no que lo ha incrementado con Alpha Media, conformada por Rock and Pop (FM 95.9); Blue (FM 100.7); La 990 (AM 990); junto a la comercialización y programación de Radio Colonia (AM 550) y FM Mágica (93.5).

Del matrimonio de Isabel Stunz con Jorge, nacen cuatro hijos. María Fascetto Stunz; Virginia Fascetto Stunz; Martín Fascetto Stunz (Dueño del Diario Popular de Buenos Aires); y Francisco Fascetto Stunz.


Con las expropiaciones de Perón tuvo que refugiarse en Uruguay, comprando campos en las inmediaciones de Lascano, donde conoce a su segunda mujer, Nellys Ávila Costa con quien contrajo segundas nupcias, naciendo de esta unión Hugo Stunz Ávila.


Con el paso de los años, los Cordero y los Stunz abandonaron definitivamente San Fernando para radicarse en la Capital Federal. Sin embargo, hoy recuerda a los Cordero, una de las familias más antiguas de San Fernando, el nombre del Hospital "Petrona Villegas de Cordero Arrúe" y la calle que lleva el nombre del caudillo.




Especial agradecimiento al Sr Hugo Stunz Ávila, descendiente de las familias Arrúe y Arrién, por los datos de su ascendencia.



Post Armado en base al Artículo del Sr. Alberto N.Manfredi (h),

“Familias tradicionales de San Fernando” (Bs. As., Dunken, 2008, pp. 109-120).
Revista del Instituto Histórico Municipal de San Isidro Nº XX, Municipalidad de San Isidro, 2006, p.19
45 Héctor Adolfo Cordero, La Educación en San Fernando. Reseña histórica sobre el origen de las primeras escuelas, Ediciones Delta, Buenos Aires, 1963, p. 94

Sitios Web:
http://retratosdelosargentinos.blogspot.com/
www.genealogiafamiliar.net/ -de Alfonso Beccar-Varela
https://www.elpais.com.uy/informacion/vuelta-mundo-dias.html
http://historiascuriosas.enarg.org/ Hernan A. Moyano Dellepiane
https://www.histarmar.com.ar/NAUTICA/YATES/Achernar/Achernar.htm
www.eldia.com/nota/2019-12-15-2-25-21-un-final-bajo-fuego-que-el-dia-documento-para-el-mundo-informacion-general



Recopilación y armado:

Diego Castro Arrúe